Zonas erógenas que desconocías y que dan mucho placer

Las zonas erógenas son aquellas partes del cuerpo que tienen más sensibilidad y que estimulándolas activan sexualmente. Desde siempre hemos creído que las zonas erógenas por excelencia eran los pechos o los genitales, por ser partes del cuerpo con un gran número de terminaciones nerviosas en la piel. Sin embargo, toda la piel del cuerpo puede generar excitación y puede convertirse en toda una gran zona erógena. Hoy te enseñamos qué partes del cuerpo tenías olvidadas en tus preliminares. Poniendo en práctica su estimulación, lograrás un sexo de más calidad:

  • Detrás de las rodillas y los codos: estas zonas suelen ser extremadamente sensibles cuando las acariciamos con las yemas de los dedos o con un plumerito, ya que en ellas circulan bastantes vasos sanguíneos que proporcionan mucho cosquilleo y placer.

 

  • Pies y tobillos: En los pies gozamos de un sinfín de terminaciones nerviosas directamente relacionadas con todo nuestro cuerpo. De aquí que un buen masaje con un aceite aromático en los pies pueda convertirse en una experiencia relajante y erótica de lo más evocadora.

Aceite-de-masaje - Platanomelón

Aceite de masaje – 16,99€
  • Los lóbulos de las orejas: un “mordisquito”, un beso o hasta un cálido susurro inesperado en el oído puede convertirse en uno de los escalofríos de placer más excitantes del mundo.
  • La zona lumbar: Una almohada, una toalla o un cojín para elevar esta parte de tu cuerpo hará que aumente de manera natural el grado y ángulo de penetración durante el coito y/o la inserción de un vibrador, con lo que será más fácil estimular el punto G.
  • Las muñecas y las manos: Inmovilizarlas, atarlas o sujetarlas…Jugar con ellas en pareja y sentirte atrapada, a su merced, también significa dejarse llevar y atreverse a más. Si quieres experimentar, te dejamos unos consejos para ir más allá con estos juegos de bondage.
  • Sobre la piel, jugando con los cambios de temperatura: el efecto frío/calor no es ningún mito, ya sea con un cubito de hielo o con aceites afrodisíacos. La sensación que produce en nosotras tal contraste térmico puede suponer un gran estímulo para todo el cuerpo en general.

 

Imágenes: PlatanoMelón

 

Autor: Redaccion Nosotras

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *