¡Y las complicadas somos Nosotras!

¿Cuántas veces les hemos escuchado murmurando, por lo bajini, lo complicadas que somos? ¿Cuántas veces nos hemos tenido que morder los labios para no cantarles las cuarenta después de escuchar algún comentario innecesario por su parte? Estamos saturadas de escuchar siempre que somos unas complicadas. Ellos tampoco son nada fáciles. Pero intenta decírselo… A ver cómo te atacan.

Además, eso de que somos complicadas no es cierto. Es simplemente una forma de sacarnos de quicio. Los hombres saben cómo hacernos estar de los nervios. Y lo hacen por una simple razón: atacar. Por lo menos en nuestro caso la defensa no es el ataque.

Los hombres nos llaman complicadas por la simple razón de que no tienen argumentos para contraatacarnos. Y por ello, llegan al ataque como defensa.

Es cobarde y carece de sentido cuando dos personas son adultas y están discutiendo. Pero lo que no podemos olvidar es que nos llamen complicadas cuando no lo somos.

Hoy queremos hablar de todas esas cosas que nos dicen y que no tienen ningún sentido. Queremos reivindicar lo que no nos toca, todas esas injusticias que nos hacen sentirnos mal sin motivo. Porque atacar es muy sencillo, y después creen que con un simple perdón, todo se arregla.

Pero, ¿de verdad pensáis que se dan cuenta de todo lo que hacemos por ello? Les llevas al cine, le dejas escoger película, os vais a cenar, llegáis a casa y… ¡quiere ver más fútbol! Con que te quejes un poco… Ya tienes el comentario garantizado: “mira que eres complicada, no te conformas con nada”.

Pero sí, sí te conformas. Solamente que necesitas darte cuenta que él también piensa en ti. Necesitas sentir detalles por su parte que te llenan y que te hacen sentirte enamorada… Y todo es buscarlo y buscarlo; y no logras encontrarlo.

¿Qué te recomendamos? A estos hombres, sentimos decir, hay que domesticarlos. Porque sí, puede que tenga su personalidad zanjada, pero no, no es suficiente y menos si no se acopla a ti. Tanto él tiene que domesticarse respecto a ti, como tú respecto a él.

El problema está en que tú ya has ido evolucionando y acercándote más a su modo de ver las cosas. Pero él no. A él le va a costar. Y puede que siempre que salga el tema, entréis en discusión. Eso sí, una vez lo tengas algo dominado y no piense que es el protagonista de la relación, se dará cuenta de que esto es cosa de dos. Y que ni Nosotras somos tan complicadas, ni ellos son tan aparentemente fáciles.

Imagen: sexualidad.salud180.com.

Autor: Katia Toran

Comparte esta noticia en

1 Comentario

  1. Jeje,entonces las mujeres no son complicadas,jeje

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *