Qué es una relación abierta y cómo mantenerla en pareja

¿Has oído relación abierta y no sabes exactamente qué es? ¿Sientes curiosidad por saber qué límites se establecen en una relación abierta? ¿Te has pillado alguna vez mirando a otros hombres que no son tu Cincuenta Sombras?

Amiga mía,  los tiempos están cambiando, y al concepto tradicional de pareja se están uniendo otras modalidades válidas para muchos. Se trata tener una relación abierta, pero ¿qué es una relación abierta? Pues nada más y menos que tener la libertad para realizar actividades sexuales con otras personas sin nada de culpa, y sobre todo sin arriesgar tu relación estable. Por ello, es imprescindible, por tanto, separar completamente  tu vida con tu pareja de estas aventuras sexuales que no dejan huella.

Consejos para mantener una relación abierta:

1#Comunicación sincera

Para evitar esto, el remedio es el mismo que deberíamos aplicar a un modelo de pareja tradicional: una comunicación sincera y fluida. Es importante tener conversaciones sobre esta nueva forma de vivir las relaciones, para poder asegurarse de que las dos partes son felices con ella. Si uno de los dos no quiere se debe decir, y no hacerlo para que tu pareja no te deje.

2#No acostarse con antiguas parejas

También es recomendable no acostarse jamás con antiguos novios, ni con amigos íntimos, para evitar establecer vínculos emocionales. Una relación abierta empieza y termina en el mismo momento que se abre la puerta de tu casa.

3#Siempre utilizar protección

Otro punto importante es el de utilizar siempre protección, pues un embarazo no deseado rompe totalmente el equilibrio del trato, y el contagio de una enfermedad de transmisión sexual también. Compañera de sudores, aún en el siglo XXI hay gente que tiene relaciones sexuales sin protección, así que siempre lleva en el bolso un preservativo por si te encuentras en un momento de pasión que no esperabas, evitarás problemas.

4#Tener unas normas y cumplirlas

De la misma manera, es imprescindible señalar unas normas y cumplirlas. Cada relación es distinta, pero existen unas reglas básicas en las que pensar antes de embarcarte en esta aventura. Entre ellas que las dos partes de la pareja tengan derecho a la misma libertad, sin ningún reproche por parte del otro, ni escena de brazos cruzados y celos. De esta forma vemos que una relación abierta sí es posible siempre que se cumplan unos requisitos claves, entre los que la complicidad y el deseo sincero de los dos por llevar este tipo de relación son fundamentales.

Eso sí, antes de embarcarte en una relación abierta sopesa los pros y los contras, y no lo hagas nunca sólo por complacer al otro. Solo si te sientes emocionalmente preparada encontrarás en esto la felicidad que buscas. Habla con tu pareja a menudo sobre cómo se siente y del mismo modo, cuéntale tú lo que opinas. Esto es esencial para que lo vuestro funcione y no haya malentendidos.  Emoticono ruborizado.

Imágenes: Bing

 

 

Autor: Gemma Rivero

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *