Todo lo que debes saber sobre el piercing sexual ¿Aumenta el placer?

La moda del piercing, lejos de extinguirse, crece cada vez llegando a rincones del cuerpo en los que lo último que esperas encontrar es un adorno de metal.

La perforación de los genitales es una prñáctica cada vez más común. Desde que algunas modelos, como Naomi Campbell, empezaron a desfilar con piercing en el ombligo, la moda ha ido bajando cada vez más hasta adentrarse en la ropa interior.

Aunque al comenzar la moda, las mujeres eran más reticintes a los piercing, el número de chicas que se perfora el clítoris aumenta año tras año.

¿Quieres saberlo todo sobre el piercing genital? Te contamos las zonas adecuadas y las prohibidas, las tipologías y los riesgos del ‘tunnig sexual’.

A pesar de lo que puedas pensar, el piercing genital empezó en la época victoriana en Inglaterra. El Príncipe Alberto, esposo de la Reina Victoria, fue el primer hombre en adornar su pene con anillas.

De hecho creó escuela y aún hoy los hombres piden que les coloquen un piercing al estilo Príncipe Alberto, es decir, que les hagan una perforación desde el frenillo hasta el interior de la uretra.

Con este piercing, El Príncipe Alberto pretendía mantener el prepucio retraído y lograr que su pene estuviera libre de malos olores que pudieran ofender a la reina. Y de paso darle más alegría a su vida sexual.

Y es que según los entendidos, es decir, los atrevidos que han pasado por el calvario de perforarse los genitales, el piercing sexual aumenta el placer en las relaciones.

La búsqueda de nuevos placeres conlleva la elección de la zona que se quiere perforar. A parte del piercing estilo Príncipe Alberto existen otros como el ‘Ampallang’, utilizado por las tribus de Borneo, que atraviesa horizontalmente el glande, atravesando o no la uretra

El ‘Apadravya’, ya descrito en el Kamasutra, atraviesa la punta del pene en sentido vertical; o el ‘Dydoes’, que consiste en dos barritas de acero con dos bolitas en los extremos situadas entorno al borde del glande.

Ejemplo de piercing sexual masculino

El ‘Guiche’ se coloca horizontalmente en la tira de la piel comprendida entre el escroto y el ano. Es muy difícil de realizar, y muy molesto para aquellas personas que son hipersensibles y que pasan muchas horas sentados.

Por lo que respecta a la mujer, el clítoris y los labios son las zonas que las chicas más se perforan.

El ‘Capuchón Clitoridiano Horizontal’ y ‘Capuchón Clitoridiano Vertical’ son las dos tipologías de perforación que se realizan en el clítoris. El primero se realiza por razones estéticas y con el segundo se intensifica el placer sexual. La perforación se realiza a través de una delgada capa de tejido sobre el clítoris, siendo los adornos los que tocan a éste último, recibiendo así una estimulación más directa.

El ‘Triángulo’ se sitúa horizontalmente en el tejido del eje del clítoris y arriba de los labios menores (frente al hueso púbico). Facilita la estimulación sexual siempre que el tamaño de esa área no sea excesivamente pequeño, por lo que no es una opción viable para todas las mujeres.

El ‘Outer labia’ se realiza, como su nombre indica en la zona de los labios. Éstos pueden ser perforados en su totalidad.

Los riesgos:

El principal riesgo es la infección. Por eso, y teniendo en cuenta que son zonas sensibles, la higiene es básica. Es necesario desinfectar la zona y limpiarla con jabón antibacterial antes de mantener relaciones sexuales, las cuales tienen que postergarse hasta que concluya bien la cicatrización (entre 4 y 6 semanas, a veces hasta tres meses).

Si el proceso de curación no se cumple, se pueden crear otros problemas como daños vasculares en los tejidos circundantes o hemorragias. En cuanto a las cicatrices, podrían afectar al orificio uretral, a la desviación del pene en la erección, o cuando menos a la estética del área genital.

Ver más…

Aprende dónde están los puntos G masculinos: te los mostramos uno a uno, !para que no te pierdas!

Squirting, ¿has experimentado la eyaculación femenina?

Autor: Ana Pitarch

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Fatal error: Uncaught exception 'Exception' with message 'Cache directory not writable. Comet Cache needs this directory please: `/home/nosotras/www/nosotras_com/wp-content/cache/comet-cache/cache/https/www-nosotras-com/sexo`. Set permissions to `755` or higher; `777` might be needed in some cases.' in /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-content/plugins/comet-cache/src/includes/traits/Ac/ObUtils.php:367 Stack trace: #0 [internal function]: WebSharks\CometCache\Classes\AdvancedCache->outputBufferCallbackHandler(' <!DOCTYPE...', 9) #1 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/functions.php(3780): ob_end_flush() #2 [internal function]: wp_ob_end_flush_all('') #3 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/class-wp-hook.php(286): call_user_func_array('wp_ob_end_flush...', Array) #4 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/class-wp-hook.php(310): WP_Hook->apply_filters('', Array) #5 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/plugin.php(453): WP_Hook->do_action(Array) #6 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/loa in /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-content/plugins/comet-cache/src/includes/traits/Ac/ObUtils.php on line 367