¿Tienes imaginación en la cama? ¡Se creativo!

¿Le echas imaginación a tus sesiones de cama? ¿Has pensando alguna vez que la fantasía puede ayudarte a mejorar tus relaciones sexuales? Si no es así, atenta a nuestra guía para fomentar la creatividad en el dormitorio ¡Redescubrirás lo que es la emoción!

En ocasiones, caemos en la rutina sexual y nuestros encuentros amatorios se vuelven aburridos y predecibles: las mismas posturas, los mismos sitios, los mismos roles. De vez en cuando no viene mal ponerle un poco de emoción al asunto y ello requiere un poco de creatividad.

¿Creatividad? ¿Cómo? No vale la excusa de que no eres una persona con iniciativa, ni que nunca has sido original o que siempre suspendías dibujo. La creatividad en la cama tiene que ver con atreverse a hacer cosas nuevas, que no hace falta que sean cosas locas o demasiado arriesgadas: solamente es necesario que no las hayas practicado antes con tu pareja. Probar nuevas prácticas sexuales, nuevas posturas o hacer un intercambio de roles es fácil y hará que vuestras sesiones sexuales sean novedosas y de nuevo apasionadas.

Por ejemplo, hay muchas prácticas que conocemos y nos parecen cotidianas pero que nunca hemos practicado. Sin ir más lejos: los disfraces. Seguramente sepas que hay gente que se disfraza para amenizar sus sesiones amatorias, cambiando su personalidad para la ocasión. La estricta profesora, el valiente bombero o la ardiente enfermera son sólo algunos ejemplos.

A continuación, te damos una serie de ideas para que tus sesiones de cama se conviertan en un ejemplo de creatividad:

-Lugares distintos: si siempre lo hacéis en la cama o en el sofá ¿Por qué no probáis en la cocina? ¿Y en un sitio público (con cuidado de que no os pillen)? Aumentará la emoción y hará que todo sea más apasionado.

Juguetes sexuales: Seguramente tengas algunos pero ¿Y si vas un paso más? ¿Has probado las velas de masaje o los kits afrodisíacos? La oferta es muy amplia y seguro que encontráis cosas que aún no habéis probado.

Los disfraces: piensa en un rol que te hubiese gustado desempeñar y que asocies con el erotismo y la sexualidad y hazte con su vestuario. Adopta su actitud a través de su imagen y transmíteselo a tu pareja.

Nuevas posturas: uno de los mayores fallos de las parejas es que se acostumbran a practicar siempre las mismas posturas, ya que saben exactamente lo que le gusta al otro y eso puede hacer que acaben cayendo en la rutina. Pillad un Kamasutra y dadle un repaso ¡Merecerá la pena!

Imagen de Etam

Autor: Carmen Lopez

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *