Squirt: qué es y cómo conseguirlo

El squirt es un líquido que se suele ver en las películas porno, en las que la actriz expulsa un chorro en grandes cantidades. La sexóloga Raquel Graña asegura que el squirt es voluntario, provocado y su composición es, principalmente, orina diluida. La eyaculación femenina, en cambio, es involuntaria y no se provoca, la cantidad varía de una mujer a otra, pueden ser unas gotas, un chorro o una cantidad mayor, parecida a la del squirt.

¿Cuáles son las técnicas para conseguir el squirt?

Erotizar el cuerpo. Es importante preparar el cuerpo para la estimulación, empezar con caricias, besos, roces… Esta parte necesita tiempo, así que no hay prisas. Poco a poco la estimulación pasará a centrarse en las zonas más sensibles, como los genitales, puede ser con la mano, el brazo o juguetes. ¡Como más te guste!

Es importante el uso de lubricantes para hidratar bien la zona y así conseguir más placer. La sexóloga asegura que es mejor usar lubricantes de 1 litro “contar con una cantidad de producto tan grande, suele proporcionar bienestar y relajación a la persona, sobre todo en casos de vaginismo o se tiene miedo al dolor”.

Estimulación del clítoris. Cuando la excitación está a flor de piel, es el momento de acariciar los genitales, concretamente el clítoris. Hay que combinar la estimulación entre uno y dos dedos dentro de la vagina e incluso con el sexo oral, mientras se estimula el clítoris con la lengua, los dedos penetran en el interior.

Una técnica que produce mucho placer es poner los dedos en forma de “gancho” hacia la pared anterior de la vagina, situada hacia el ombligo, y poco a poco ir moviendo los dedos en rotaciones o arriba y abajo haciendo un “ven, ven”.

La pelvis debe estar muy relajada y las piernas abiertas. A medida que la excitación crece, los movimientos deben ir en sintonía. Deja que el cuerpo guíe qué es lo que debe hacer o, en el caso de hacerlo en pareja, escucha a tu cuerpo y dile a tu pareja cómo debe seguir.

Es importante saber que el squirt no lo consiguen todas las mujeres, es cuestión de probar y probar sin llegar a frustrarte. Es una práctica erótica más que os ayudará a ti y a tu pareja a comunicaros, conoceros y disfrutar en la cama.

Fuente: Mujer Hoy

Imágenes: La Voz, iStock, Shutterstock

 

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *