Sexualidad: ¿Cómo hablar con tu madre de sexo?

Cuando te preocupa algo lo primero que haces es contárselo a tu madre. Y es que con ella es todo distinto, sois como mejores amigas y no os cortáis con nada… Bueno, sí, con algo: ¡Cuando habláis de sexo! Te enseñamos a superar el tabú y a vencer la barrera del sexo que hay entre vosotras.

Hay muchos tipos de relaciones entre una madre y una hija. Algunas se llevan genial y otras ni se hablan. Algunas conversan de todos los temas, otras se cortan en algunos y otras, sencillamente ni conversan.

Una madre lo daría todo por su hija. Piensa entonces lo mucho que le gusta hablar contigo, que tú le cuentes y que compartas con ella los detalles de tu vida.

Hasta aquí todo bien porque con tu madre te llevas a las mil maravillas. Salís a comer juntas, pasáis tardes enteras con la manicura, vais juntas a la peluquería. Os encanta pasar momentos en vuestra compañía.

Pero peligro, peligro. De momento te llega un mensaje mientras estáis comiendo en la terraza de la esquina. Y te sonrojas. Ella te mira y te pregunta que qué pasa y que de quién es el mensaje quehd Porno HD Seks pornoSex izle porno has recibido.

Claro, tú se lo contarías encantadísima. Se lo contarías si no fuese por un pequeño detalle: es sobre sexo. Y te corta muchísimo hablar de esto con ella. ¿Le incomodará también a ella? ¿Te mirará extraño cuando oiga todo lo que has hecho en la cama? ¿Te apoyará por tener relaciones abiertas?

De igual forma piensas que para ella también debe resultar incómodo hablar sobre sexo con su hija. ¿Por qué no se lo preguntas? Puede que tu madre sea la madre más abierta del mundo pero no lo sepas hasta entonces. Puede que te hayas perdido muchas conversaciones sabias por tu timidez y por no vencer esta barrera.

A todas las hijas nos pasa igual, sinceramente. Porque claro, por muy amigas que seamos con nuestras madres… Ellas siempre serán eso, madres. Y para hablar de sexo, las amigas. Pero puede que a lo largo de su vida y de su recorrido amoroso, ella también haya experimentado cosas que le gustaría contarte para que tú supieses y para educarte en algo más.

El temor os frena. Es obvio que no puedes contarle con quien pasas esta noche y la siguiente y la siguiente. Porque a ella tampoco le gustaría escuchar todo eso. Al igual que a ti tampoco lo que ella hace. Pero de tanto en tanto está muy bien que compartáis más sobre vuestra vida sexual.

Eso os unirá más y la sensación de no tener ningún secreto entre vosotras será muy satisfactoria. ¡Atrévete! Tu madre puede ser madre y amiga al mismo tiempo, ¡no lo olvides!

Autor: Katia Toran

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *