Sexo con tu ex-pareja ¿estás segura?

Quien tuvo retuvo. Ya sabes que el refranero popular español es un pozo de sabiduría –bastante irritante- que suele acertar siempre (por eso es irritante, vamos). O si no ¿por qué de repente se te ha olvidado todo lo que odiabas de aquel ex y ahora hasta te planteas volver a acostarte con él? Nosotras te damos algunas razones para no hacerlo (y para hacerlo también). Imagen de «Closer».

Imagínate la situación: una fiesta del amigo de un amigo. No conoces a mucha gente y estás ahí con un vaso en la mano hablando de cosas tontas con otro invitado cuando notas esa sensación en la nuca de que alguien te está mirando. Te das la vuelta lentamente y ahí está él. El «Ex».

No lo recuerdas muy bien (te tiene cegada con su mirada intensa y su sonrisa radiante), pero rompisteis por alguna razón (¿la había? No consigues recordarla). Sin embargo ahora no sabes muy bien qué te pasa, pero no puedes evitar acercarte a él con tu mejor sonrisa, darle 2 besos y empezar una animada charla (y de paso, rozarle un poco más de lo permitido por la mera amistad con tu cuerpo, de manera aparentemente despreocupada). Eso es «la atracción por el ex» o como te diría tu madre «Quién tuvo, retuvo» o «dónde hubo fuego, cenizas quedan».

Si estás en esa delgada línea roja que separa el volver a acostarte con tu ex y rechazarle te damos algunos pros y contras para que te decidas…

Autor: Carmen Lopez

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *