Sexo: ¡Tipos de hombres con los que tendrás placer!

Imagínate. El sexo te lleva por el camino de la amargura toda la semana. Y es que necesitas las relaciones sexuales como el comer y el beber. No te consideras adicta, pero por tu cama han pasado tantos hombres que ya los has catado a todos. Y ahora, en un intento de satisfacer tus instintos sexuales más básicos, te pones a imaginar, a recordar y a reflexionar en cuáles de ellos fueron los más activos tanto dentro como fuera de las sábanas.

Te va la actividad. Te va la marcha. Y lo quieres ahora. Pero ahora, siendo la hora que es, no va a poder ser. Así que ¿por qué una mini sesión contigo misma volviendo a hacer memoria de cada pastelito que ha pasado por tu cama? Venga, será divertido. Así de paso también analizamos los posibles chicos con los que o has tenido o tendrás placer. Son muchos así que no te pierdas ni uno.

Son muchos los amantes que tendrás. Pueden haber sido, también, muchos los que hayas tenido. Pero, por si las moscas, te mostramos una guía con definiciones y detalles incluidos sobre los tipos de maromos con los que verás las estrellas. Unos te gustarán más que otros, pero hasta que no los pruebes, no podrás saberlo. Vamos al tema. Y nunca mejor dicho.

El silencioso. No grita, ni gime, no habla. No hace nada. ¿Y cómo saber que ha llegado al orgasmo? Te lo garantizará su cara de felicidad y de satisfacción. Tampoco con él sabrás qué es lo que más le gusta porque no dirá ni mu. Pero bueno, puede que el sexo sea genial.

El terremoto. Este sí. Con él te cansarás de gritar porque te animará a hacerlo. Te dirá las frases más calientes que te puedas imaginar para ponerte en situación más placentera. Son de los activos, de los que no paran y de los que, por encima de todo, quieren una sesión dura de sexo.

El exótico. Este tipo de chicos son especiales. Les van las técnicas de sexo tántrico e historias de estas. ¿Lo mejor? Que te mostrará un nuevo abanico de posibilidades para hacer con tu cuerpo. ¿Lo peor? Es posible que con tantas historietas te aburra al principio. Que no te corte su forma de ver las cosas, son todo habladurías. Lo importa es cómo de intenso sea tu orgasmo.

El limpio. Sí, existen. Aunque solo veamos por las películas a ciertos hombres maníaticos de la limpieza, los chicos pulcros son algo difíciles en la cama. No les gusta ensuciarse, ni mojarse demasiado. Algo que es bastante complicado en el sexo. Pero también es cierto que cuanta más intimidad y confianza os tenéis, más vista gorda hace ante sus manías.

El guarro. En contraposición al anterior, siempre debe de haber un contrario. De esos que no es que huelan, sino que sus formas de higiene no son las más correctas. Todo depende de la situación en la que estés. Si estás muy necesitada puedes hacer la vista gorda pero, sin duda, si todavía tienes orgullo en ti ¡no lo hagas!

El incansable. Después de varios asaltos, tú estás desfallecida. Y él todavía quiere más. No te extraña después de ver el cuerpazo que tiene y lo en forma que está. Pero un respiro, por favor. Él será el dominante y el que lo haga todo para que tú disfrutes. Esto nos gusta mucho, sobre todo, en esos días que solo queremos placer sin que nadie nos ralle por hacerle esto y lo otro.

El sincronizado. Su mente, su boca y su miembro están sincronizados. ¿Qué significa? Que mientras ejecuta, habla, te dice lo que te va a hacer y lo hace… Solo con pensarlo ya se excita y espera que, después de decírtelo a ti, te vuelvas loca de placer.

El inseguro. Tiene miedos y te los transmite a ti. Por ello, después de acabar te pregunta cómo ha ido, si te ha gustado, qué has sentido o si has llegado al orgasmo. No nos importa si cumple con el trabajo. Pero a veces, te sabe mal que sus inseguridades también le lleguen a la cama.

Autor: Katia Toran

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *