Sexo: ¿Por qué a ellos no les apetece?

Atención mujeres. Que levanten la mano las que están cansadas de tener que soportar que ahora ellos no deseen tener sexo. Que levanten la mano las que creían que los hombres eran incansables. Que levanten la mano las que tengan que buscarse la vida, llámese vibrador. Y que levanten la mano las que quieren cambiar esto.

Fíjate mucho en estos motivos que, probablemente, sean los culpables de esto. Intenta solucionarlos para que la huelga de deseo desaparezca y vuelva el hombre que conocías.

Relacionales. Vuestra relación atraviesa un momento complicado. Si tanto lo quieres, haz un esfuerzo por él e intenta llegar al motivo y solucionarlo. La libido renacerá.

¿Miedo, nosotras? Sí señora, tú te ves muy guapa y competente, y él ve esa seguridad en ti misma. Eres como una diosa para él. Es cuestión de debilidad. Muéstrate más sensible y atenta con él para que él vea que sois iguales.

Resentimiento. Hay un malentendido entre los dos y él siente todavía ese resentimiento. Aclarad vuestros sentimientos para que el deseo despegue.

Motivos físicos y sexuales. Que haya tenido una eyaculación rápida, que no esté a la altura… Todo ello repercute en su deseo y sus ganas hacia ti. Mímale para que vuelva a confiar en sí mismo y, si fuese necesario, consúltalo con un sexólogo.

El cuerpo. A veces nuestro cuerpo se bloquea y no da de sí. Acude al psicólogo y también al médico. Puede que su nivel de agresividad cuando hacéis el amor le haga pensar que no te quiere hacer daño. Y por ello, lo contenga. Debes hablarlo con él para que esa sensación desaparezca.

Salud. Si no siente impulso sexual, chequeo urgente. O también puede que otros problemas de salud afecten al deseo sexual. Las medicinas minan su estado de ánimo, y por lo tanto, minan las ganas del sexo. Conclusión: al médico, ya.

Depresión. No significa que no te desea sino que no puede manifestarlo. La depresión es una gran causa de ello. Y el deseo sexual es lo primero en irse y lo último en aparecer. Puede que tenga problemas o preocupaciones, lo cual le ocupa muchos pensamientos. Sea como sea el deseo está encerrado. Ten paciencia y lucha por él.

Energía. Esa enfermedad que ha sufrido o que sufre le ha afectado demasiado. Le ha chupado toda energía vital. Debe concentrarse en la curación de su cuerpo y, poco a poco, el deseo volverá. Si es muy pasional y esta pasión le invade siempre, sugiérele más tranquilidad. Hazlo por y para los dos.

Sentimientos. Últimamente ha sentido celos y ha estado triste o incomprendido. La libido se le ha paralizado. Ayúdale a superar esos sentimientos negativos. Sí, estáis enamorados pero cada uno tiene su vida y es normal que existan razones externas que interfieran en su deseo sexual. Por alguna razón se siente agotado, física y psicológicamente. Esto no puede durar siempre pero dale tiempo para que busque soluciones.

¿Qué te parece? Los hombres también son sensibles y difíciles de comprender. Formáis un pack, así que si añoras el sexo de antes y crees que él ya no es el mismo, lucha por los dos.Haz un esfuerzo, seguro que da resultados.

Autor: Katia Toran

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *