Sexo: Inconvenientes delicados… ¡Y más en verano!

Porque todas las parejas esconden secretos. Entre tu chico y tú hay una gran barrera en la que se alojan un montón de inseguridades sexuales sobre vuestros cuerpos y vuestras relaciones más sexuales. Ahora, con verano, no entendemos por qué pero todo esto cobra más importancia, mucha más de la que debería tener. ¡Te contamos el secreto para que vuestros inconvenientes sexuales no os afecten más de lo necesario!

Los bañadores, la ropa más ajustada… Hay que asumirlo, en verano llevamos menos ropa de la que estamos acostumbrados. Y esto puede pasarnos factura. Te contamos todos los inconvenientes sexuales que podemos tener en esta época de verano. ¡Habrá que ir con cuidado!

A él siempre le ha dado igual. Pero a ti digamos que no tanto. Y es que tu chico tiene un pequeño problemita. ¿Entendéis a que nos referimos? Claro, durante el invierno que viste con los pantalones largos no se le nota tanto pero ahora, con tanto corto, puede que se aprecie más. Pero piensa que mientras a él le dé igual, ¿qué te importa a ti? Lo importante no es el arma, sino los recursos…

Y del mismo modo, con la ropa tan apretada, existen muchos riesgos si empiezas a calentar el ánimo de tu pareja. Puede que aquello empiece a subir y… ¿Qué hacer en estos casos? Pues actuar con toda la naturalidad del mundo.

Entre tanto calor y cuerpos sudorosos las hormonas están más revolucionadas que nunca. Y es normal que te sientas así de excitada siempre. No significa que vayas a lo loco buscando a tu novio para no dejarlo salir de la habitación. ¡Contrólate un poco, que tú puedes!

Es verano no estás en casa, no tienes tu propia habitación y vas a pasar dos semanas con tus padres. ¿Que hacer, entonces? Porque claro, ¿qué intimidad vas a tener? Tendrás que pasarte dos semanas sin probar tema o arriesgarte a que te pillen.

De lo que no hay duda alguna es que en verano todas estamos mucho más dispuestas a arrasar allá donde vamos… Y esta época es lo que tiene. ¿Lo mejor que puedes hacer? Pasar de estos inconvenientes y limitarte a disfrutar como mejor se te plantee la situación… ¡No al estrés!

Autor: Katia Toran

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *