Sexo en la bañera: Encuentro bajo el agua

Sorprender a la pareja en el terreno sexual debería formar parte del día a día de una relación. Por ello hoy queremos que le sorprendas dándote un insinuante baño de espuma.

Practicar sexo va más allá de una cama o un sofá. El sexo es algo sano y positivo para el organismo. Por ello es importante innovar y variar los lugares donde hacer el amor. Uno de los quizás ya hayas probado es el sexo en la ducha o en la bañera, el sexo bajo el agua. Hoy queremos recordarte que esta práctica sexual puede ser más placentera de lo que crees.

Si tu pareja llega cansada del trabajo, con pocas ganas de hacer nada, ¿qué mejor manera que prepararle un cálido baño con sorpresa? No se trata de hacer el amor mientras os duchais, a plena luz del día o con la bombilla del lavabo encendida. Trata de crear una atmósfera agradable y cargada de erotismo.

Velas aromáticas, espuma, pétalos de rosa flotando en el agua y un hilo musical sugerente. Espérale en el agua, desnuda o con alguna lencería erótica y labios rojos. ¡Que tenga que currárselo para verte denuda! A partir de ahí déjate llevar.

Empieza acariciándole, besa su cuerpo, masajéalo y tócale. El agua no ayuda a la penetración, ya que seca y esto hace que el sexo en el agua pueda llegar a ser doloroso. Por ello es recomendable utilizar algún lubricante resistente al agua como el que está hecho a base de silicona.

Tener una relación sexual mientras os dais un baño puede cargaros de placer. Además si tienes ducha y no bañera, puedes adaptar esta práctica a tu situación. Espérale dentro de la ducha, con tu lencería más sexy. Aprovecha la puerta o la cortina como si se tratara de una pared que impide que él te pueda tocar. Baílale insinuante y, si eres más atrevida, juega con algún objeto de juguetería erótica y deja que él se sorprenda y se muera de placer solo con verte.

Autor: Lucia Lopez

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *