Sexo: ¿Actriz en la cama?

No dramatices porque está en tus manos cambiar esta situación. Solo tú puedes pasar de aburrirte en la cama a pasártelo en grande. La mejor forma es sincerarte con él. El corte o la vergüenza no existe… Y menos tendría que existir en una vida sexual tan light como la tuya.

Si sientes la necesidad de tener que fingir los orgasmos cada vez que tu chico y tú os metéis en la cama… Tenemos varios problemas. En primer lugar, significa que no te satisface plenamente. En segundo lugar, podría ser que él fuese demasiado rápido o a ti no te inspirara deseo. Y en tercer lugar, significa también que todavía no habéis hablado de esta situación… Y el tiempo se os echa encima.

Siempre que pasamos la noche con alguien necesitamos sentir ese placer que queda implícito en cualquier relación. Pero es que si encima es tu novio y desde hace algunos meses no has tenido ningún orgasmo… ¿Por qué no decírselo?

El plan no es exigirle los orgasmos sino llegar al fondo del problema. Porque hasta ahora lo habías considerado como algo pasajero… Ya vendrá algún día. Pero han pasado varios meses y nada, sigues sin sentir nada.

Hasta tal punto que te has vuelto una campeona en eso de fingirlos. No por ti, porque te de igual, sino por él. Ya no sabes cómo hacer para que no se dé cuenta de que no te gusta cómo lo hace, de que no sabe dónde tocarte y de cómo ser más delicado contigo.

Pero… ¿por qué quieres que no se dé cuenta? Tú misma te cavas la tumba. Con lo fácil que es hablar con él para que mejore, para que se lo mire y para que te dedique más tiempo a ti y a estimularte.

Porque ahora en las películas siempre fichas el momento de desnudarse y arrancarse la ropa. Y así pillas ideas para tu próxima gran actuación. Pero no puedes estar siempre con este buen rollo. Es más, llegará un momento que no te apetecerá ni acostarte en la misma cama que él. Porque… ¿Para qué tienes que fingir por él si él mismo ni se preocupa por cómo actúa sobre ti?

Es decir, que es mejor que dejes la actuación solo para las que salen por la tele. Porque a ti no te vale la pena. Con tu chico te llevas genial pero… Es el momento de entrar en la cama para que todo tu ánimo decaiga.

Tienes ganas de sentir el gozo que antes te hacía sentir. De disfrutar juntos de vuestros cuerpos y de tener mucho deseo sexual el uno por el otro. Tú ahora has perdido el tuyo. Pero pronto lo podrás recuperar… ¡Y ya sabes cómo hacerlo!

Autor: Katia Toran

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *