Seducción: Las poses playeras que más les ponen

Descubre las formas más artísticas y naturales de posar en la playa, para que más de uno tenga que girar la cara para volver a verte. ¡Les volverás locos a todos! Y tú solo tendrás que hacer una cosa: elegir el que más te guste.

Todas conocemos estos recursos… Los de intentar ser lo más sexy en
la playa. Algo que no es difícil porque cualquier mujer, esté en la
talla en que esté, es sensual con bikini. Pero si, además, le añadimos
un plus de sensualidad con unas cuantas poses cargadas de erotismo, ya
nos llevamos el premio. ¡Descubre cómo!

Piensa en las típicas películas en las que el pivón sale del agua y
el mundo se para, comoPorno Sex izle Mobil Porno porno izle porno la belleza Halle Berry en el film de Bond. Algo
así. Chorros de agua deslizándose por nuestro cuerpo. ¿Estás segura de que
no les gusta?

Y es que si hasta a Nosotras nos gusta ver a una mujer explotando los
encantos de su cuerpo,
¿cómo no les va a dar morbo a ellos? Estate
atenta a los consejos que te damos para que les caiga la baba nada más
verte.

Cuando llegues a la playa y vayas a colocar tu toalla, estírala antes. Y mientras lo haces echa el culo hacia un lado, como si estuvieses posando en plan modelo. Si además llevas gafas de sol y te sueltas el pelo, serás la sensualidad en persona.

Cuando estés dispuesta a tomar el sol, tienes dos poses increíblemente poderosas. Una es estar de culo y quitarte la parte de arriba del bikini. Así dejarás mucho a la imaginación. Y cuando vayas a tostarte la parte frontal del cuerpo, flexiona un poco las piernas y estira los brazos a lo sirena.

Te estás muriendo de sed pero no vale coger la botella de agua de cualquier forma. Ponte de lado para que tus vecinos de la playa admiren las curvas que tienes.

Cuando te dirijas hacia el agua muévete poco a poco y entra con delicadeza. Deja que las olas manchen tu cuerpo. Ahora es el momento de darte el chapuzón.

Y, por último, cuando vayas a salir del agua, hazlo igual que Halle Berry, deja tu melena al viento y refréscate con el agua salpicando zonas de tu cuerpo. A medida que estarás saliendo, te darás cuenta de todos los maromos que hay mirándote con la boca abierta.

Autor: Katia Toran

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *