Seducción: ¿Por qué Ellos nos miran el culo?

En muchas ocasiones os hemos contado qué es lo que más les atrae de Nosotras. Pero ahora ha llegado el momento de conocer por qué los ojos se les van a partes tan sexuales como ¡nuestros culos o nuestros pechos!

Sí. Sabemos que nos miran el culo, las piernas, el pecho, la espalda, la cara… Nos repasan completitas, completitas. Pero ¿alguna vez te has preguntado por qué? O mejor aún, ¿alguna vez te has preguntado de dónde viene esta costumbre y desde cuándo es así?

¿Qué les miramos Nosotras? Pues, obviamente, primero la cara. Y después vamos bajando… Cuello, brazos, abdominales, culo… ¡Anda que también! Lo que está claro es que un hombre cuando tePorno Sex izle Mobil Porno porno izle porno gusta, te gusta por alguna razón. No se sabe por qué pero así es. Pero ¿y si te dijésemos que sí hay un por qué?

A ellos les ocurre lo mismo. De repente un chip se enciende en tu cabeza. Sí que existen los flechazos. Almenos los flechazos físicos sí. Porque por alguna extraña razón hay algo en ti, físico, que a simple vista ha despertado interés en él.

Por dentro somos pura ebullición de hormonas. Pero, ¿por qué? ¿Cómo es posible que,hd Porno HD Seks pornoSex izle porno sin querer, los ojos se te van a partes muy concretas de su cuerpo? ¿Y cómo es posible que a ellos les ocurra lo mismo? Será porque seamos hombres o mujeres, la conexión física sexual funciona de la misma forma.

Pues menos bromas porque puede ser que ese por qué que tanto nos hemos preguntado… como por ejemplo… ¿Por qué cuando le hablo me está mirando las tetas? ¿Por qué cuando me giro le pillo mirándome el culo? ¿Por qué solamente quieren tocar y tocar y tocar? ¿Por qué, por qué, por qué?

Pues bien fácil es. Para comprenderlo nos tenemos que situar hace muchísimos años. Exactamente en la era prehistórica. Cuando los homosapiens y compañía se desplazaban de lugar en lugar buscando comida. Las mujeres, por supuesto, les acompañaban allá dónde iban. Y los hijos, también.

Pues aunque parezca mentira la respuesta tiene que ver con esto. Antiguamente nuestros antepasados únicamente tenían instintos, no tan sexuales, sino reproductivos. El objetivo, aunque no estaba escrito ni nadie lo sabía, era concebir para asegurar la continuidad de la especie.

Por ello las mujeres eran atractivas según la anchura de sus caderas. ¿Por qué? Porque así tenían más facilidad de reproducción. ¡Sí, como lo oyes! ¿Y los pechos? Por algo similar. Su tamaño limitaría la capacidad para amamantar a los bebés. Extrañas relaciones, pero sí, así lo creían entonces.

Tantos años preguntándonos tantos por qués y resulta que ahora es tan fácil como esto. Pero claro, ahora, en la época de jauja que vivimos, ¿creéis que los hombres nos miran como instinto reproductivo? Obviamente, ¡no! Es puramente sexo.

Pero las raíces ahí están. Y aunque ellos no lo sepan, Nosotras sí. ¿Qué os parece? ¿A qué no os lo esperabáis? Así que ya sabéis el por qué de tanto interés hacia ciertas partes de nuestro cuerpo. ¡A partir de ahora seguro que véis estas miradas tan incómodas con otros ojos!

Autor: Katia Toran

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *