Seducción: Mimos veraniegos… ¿Por qué no le gustan?

¿Cuál es la diferencia entre mimar a tu chico y exhibiros socialmente? Pues el límite lo pones tú… A no ser que a tu chico le moleste, que lo hará… Pero te ayudamos a que sus caras de inconformista e incómodo no te afecten.

Os habéis ido de viaje a Grecia, concretamente a Mykonos, donde nadie os conoce y donde pasaréis más que desapercibidos. Este verano, nada de quedarse en el pueblo de vacaciones. Este verano lo que queréis es la intimidad y la privacidad total.

Y sobre todo, para eso, para poder daros cariño mutuamente sin sentiros observados por vuestra gente de alrededor. Tú eres muy lista y te conoces a tu chico de pi a pa, sabes lo mucho y fácilmente que se agobia y pasas de estar otro verano sin poder arrimarte todo lo que te gustaría a él.

Habéis llegado al hotel y rápidamente a pasear por la ciudad. Os sentáis en una terracita y a disfrutar de las vistas. De repente, te pones cariñosa y te acercas a darle un beso. Pero ya vuelves a notar las caras de mosca que pone tu novio. ¿Qué le pasará ahora? Si precisamente hemos venido hasta aquí para poder deshacernos en cariños

Y es que los chicos, aunque no lo sepáis tienen un gran sentido del ridículo. Y siempre se sienten observados por alguien. Esta es la razón de que no les guste ir cogidos de la mano por la calle, daros besos inesperados en el tren o soltaros una mirada insinuante tomando un café.

Son así de sosos. ¿Qué les vamos a hacer? Te preguntas, a ti misma, qué es lo que se les pasa por la cabeza para haceros tantos feos… Si total es normal que quieras mostrarle lo mucho que le quieres. Y es que, ¿sabéis qué ocurre? Que no saben distinguir los límites del exhibicionismo y de lo políticamente correcto para contigo.

Nosotras, si estuviésemos en tu caso, que alguna vez lo hemos estado, iríamos a por la opción más fácil. Esta consiste en no cesar en el intento de arrimarte a él. Cuantos más arrumacos, mejor. Que no se diga que no disfrutas de tu chico. Además las vacaciones están para eso, para que sean inolvidables.

Si no estás encima de él las 24 horas del día… ¿Qué clase de vacaciones en pareja son? Es más, cuanto más veas que le molesta, más lo tienes que hacer. Así ni se le ocurrirá jugar contigo… ¡Será tu peculiar forma de demostrarle lo mucho que querías hacer este viaje!

Autor: Katia Toran

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *