Seducción Masculina: ¡Sus armas para que le perdones!

Las mujeres tenemos armas de seducción pero ¿crees que ellos no tienen? Pues todo lo contrario, también saben embelesarnos para que caigamos en sus redes. ¡Así que cuidado, ellos también saben seducirnos!

Tú misma lo habrás podido comprobar con tu chico… No para de hacer cosas que no te gustan, no para de salir con sus amigos, no para de darte plantones para almorzar. De hecho no para ni un segundo en casa.

Él se excusa con el trabajo. Pero tú sabes que no es verdad… Tú sabes que últimamente necesita más tiempo para él mismo. Y lo entiendes pero ello no significa que no te haga falta y que no estés cansada. ¿Sabes qué ayuda a que lo entiendas?

Pues esos ojos de cordero degollado que te pone cuando llega tarde, esos preciosos pendientes que te ha comprado con motivo de vuestro aniversario o esos besos tan dulces que te da cada noche al iros a la cama.

Si es que es un cielo con esa cara de ángel… ¿Cómo no lo vas a perdonar? Ellos dicen que Nosotras los manipulamos, que los llevamos por el camino que queremos llevarlos… Pero ellos tampoco se quedan atrás.

Y es que la seducción masculina también tiene sus claves. Aunque eres tú la que decide seguirla o pararla de golpe. Porque en el fondo lo que nos gusta a las mujeres es un poco de atención por parte de nuestros chicos. Pero tampoco queremos enfadarnos con ellos… Por eso, en parte, sucumbimos a sus dotes seductoras.

Y es que nos da mucho morbo ver cómo les duele que nos enfademos con ellos. Solo tiene una explicación… Que es porque les gustamos y les importamos. Y aunque, en ocasiones nos pone nerviosas que nos dejen algo de lado, tenemos que confesar que en los momentos más importantes siempre están ahí.

Eso sí, ¿queréis saber un consejo para que os presten más atención? Os va a costar… Tenéis que ser muy fuertes y no caer en sus redes de seducción. Solo así cuando ellos vean que te ha molestado más de lo normal y que no has cedido al clásico beso de la reconciliación, se lo tomarán con más calma. Y a la próxima, el partido de fútbol lo verán contigo, en casa, y no con amigos, en el bar.

Autor: Katia Toran

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *