Seducción Masculina: ¡La mejor arma de los hombres!

Pero qué listos son estos hombres… Claro que se cuidan tanto ahora. Claro que se dedican tantas horas a la belleza de su piel. Claro que se tiran horas delante del espejo y se compran tantos potingues como Nosotras. ¿Sabéis para qué no? Los hombres no son tan sugerentes como las mujeres. Algunos sí, vale. Pero la mayoría son algo más neutrales que las chicas.

Solo cuentan con una baza para volvernos bastante locas. Solo tienen un recurso para seducirnos. Solo tienen un arma con la que atacarnos, muy cortésmente, todo hay que decirlo. ¿Y sabéis cuál es? ¿Os la podéis imaginar? Por ello se cuidan tanto, porque necesitan estar perfectos para poder llevar a cabo su plan maestro.

Una estrategia que comienza por la mirada. ¿Y termina? Con la mirada. Y es que como te decíamos es la clave para que nos conquisten. Es lo primero en lo que nos fijamos, además de en sus manos y en su culo. No sabemos por qué pero la masculinidad nos pone. Las miradas son su baza. Y Nosotras caemos rendidas ante ellas. Y ante ellos.

Aunque, también hay que decirlo, no nos conformamos con cualquier cosa. ¿A qué nos referimos? Los hombres de nuestra edad nos gustan sí, pero siempre nos suelen poner los hombres de más edad. Nos explicamos. A muchas de Nosotras nos van los jovencitos sí. Pero cuanto más joven eres, más deseos sientes por explorar tierras desconocidas. Secretos que consigues descubrir cuando conoces  a un  hombre más maduro.

Uno de esos hombres que se cuida y que es consciente de la edad que tiene. Pero que ello lo convierte en más atractivo, si cabe. La madurez, la confianza en sí mismo y sobre todo esa mirada tan pasional y experienciada, nos vuelven locas. Por eso ellos se cuidan mucho más ahora que antes. Y no es necesario decir que cuantos más años cumplen, en más presumidos se convierten.

Eso son los deseos de gustar, de atraer y de maravillar. Porque un hombre con una buena mirada es mucho más irresistible. No sabemos si os ha ocurrido alguna vez, pero desde luego, cruzar miradas con un hombre, y no con un niño, te deja atolondrada. Te quedas sin respiración durante unos segundos y, entonces, comprendes por qué los chicos de tu edad no te hacen ni tilín ni tilón.

¿Será que los maduritos les ganan, poco a poco, la batalla a los jovencitos? ¿Qué pensarán las mujeres cougar de toda esta historia? Nos estaremos olvidando de la inocencia de los veinteañeros en favor de los cuarentones… ¿Son los 30 los nuevos 20? De lo que no tenemos duda alguna es que las mujeres nos queremos sentir más cuidadas y protegidas. Y esto, lamentamos decir, solo lo encontramos con los hombres de más edad. Sus miradas son más profundas, más experienciadas y mucho más sinceras. Y esto es lo que más nos atrae de ellos, su significado, lejos de lo meramente físico.

Imagen: Miestetic.

Autor: Katia Toran

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *