Seducción: ¡Frena los efectos de su testosterona!

Es un halago gustar a un chico y ser seducida por él… A todas nos encanta. Pero lo que no nos gusta tanto es que se pierdan las formas y pase de ser romántico a dar pena. ¡Te contamos por qué, en ocasiones, la testosterona sobra!

Te estarás preguntando por qué pretendemos frenar los efectos de la testosterona… ¡Si es seducción en estado puro! Si, eso es cierto, pero también es verdad que no todo tiene que ser tan explícito. No queremos que nos lo pongan todo en bandeja y merecemos ser tratadas mucho más elegantemente, ¿no creéis?

Por eso, desde Nosotras reivindicamos el cortejo a la antigua usanza… Que ahora está algo perdido a causa de los altos niveles de testosterona que tienen ellos. Y claro, a sufrirlo las chicas. Es una gran desventaja para ellos porque no lo pueden evitar y empezar una relación en plan cazador desesperado no es precisamente empezar con buen pie.

¿Sabéis cual es el problema? ¡Que no saben seducir si no hay testosterona por el medio! Si no le has gustado o si no le pones, ni te mirará… En cambio, si Porno Sex izle Mobil Porno porno izle pornole das muchos morbo, caerá rendido a tus pies y lanzará un amplio abanico de recursos para cazarte.

En su momento hormonal máximo se comportan como cocodrilos… Esperan a su presa y atacan. Sin embargo, ¿por qué no hay cortejo cuando no están de ánimos? ¡Pues es esta inconcluencia física, sexual y psicológica, la que no nos gusta!

Para que os hagáis una idea más en profundidad. Estáis en la barra de la discoteca, y véis un tío acercándose peligrosamente… O de momento, alguien os toca el culo… O os suelta un piropo que es más una declaración sexual que otra cosa… Este es el primer signo, la toma de decisiones precipitadas.

La testosterona ha hecho mucho daño en el arte de la seducción, de verdad. ¿A que en ocasiones notáis como no os está prestando atención? ¿O que está esperando el mínimo despiste para besaros? ¡Pero si no os conocéis!

No decimos que tengáis que comportaros como mojigatas, pero ¡que se lo curren un poco, que falta les hace! Y es que su sistema está orientado al ataque y Nosotras no nos queda otra que estar a la defensa, aver cómo esquivamos lo próximo.

Les cuesta escuchar, comprenderte, tener diálogos de temas importantes, no te pregunta nada… Tú solamente ves que te va mirando los labios, que después te pone su mano en tu pierna y… ¿Y qué? ¿Creen que nos tienen ya en sus redes?

No se puede generalizar porque no todos son así, pero últimamente el hecho de ligar se ha convertido en una competición por ver quién es el más rápido. Y la calidad, la ternura, la delicadez se quedan por el camino.

Y es esto lo que queremos pedir, que el arte de encantar a una persona sea más bonito y que el proceso de ser encantada te haga sentir especial. No darlo todo en cinco minutos, sino que requiera su tiempo.

Y la culpable de que el panorama esté así es su testosterona. ¡Sí en pequeñas dosis porque toda seducción depende de ella, pero sin pasarse! ¿Se darán cuenta de que el arte de la seducción es mucho más complejo que un cortejo sexual? ¡Eso esperamos!

Autor: Katia Toran

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *