Seducción: ¡Cinco pasos para conseguir una cita!

Una ilusión, un sueño. Un objetivo. Que te quede claro… Si quieres, puedes. Si lo deseas, lo tienes. No te olvides de que todo lo que quieras conseguir, es muy fácil si pones el empeño y las ganas suficientes. Si te gusta un chico, ¡aquí tienes unos cuantos pasos para tener una cita con él!

Pasar un verano en compañía no es difícil. Lo que ocurre es que muchas como tú ya se han rendido al amor. Si eres de las que, desde hace unos cuantos meses, solo tienes rollos esporádicos, pero nada serio. Si no tienes la posibilidad de conseguir ni una inocente cita. Si crees que ya estás gafada y que te han echado una maldición anti amores… Cambia el chip y baja el ritmo de ser tan negativa.

Has estado mucho tiempo sola. Y te encuentras fenomenal pero no vas a decirnos que en ciertos momeentos no te gustaría estar más acompañada. Y no, no nos valen las amigas… Ni el perro. Lo que queremos es que te vuelvas a ilusionar, que vuelvas a reirte sola pensando en él y que te pongas nerviosa nada más verlo. Queremos verte disfrutar de esos momentos tan dulces. Queremos que explotes más tus dotes de seducción, que las tienes, aunque estén dormidas desde hace algún tiempo.

Por ello, para que comiences a prepararte para el verano y que calientes motores… Te traemos los cinco pasos que hd Porno HD Seks pornoSex izle pornonecesitas saber y que debes llevar a la práctica para hacerte con ese bombón que has conocido a través de una amiga tuya.

1. Te lo presentó el otro día y ya le echaste el ojo. Pero al poco tiempo te olvidaste… ¿Qué posibilidades tengo con un maromo como él? A lo que tu amiga te echó una regañina de la que todavía te acuerdas… Pues obvio, mujer. Recuerda, si quieres algo, puedes tenerlo. Solamente debes fijar un objetivo y un tiempo para ello. No significa darse prisa o hacerlo como sea, nada de eso. La seducción debe tomarse su tiempo para que las dos partes sepan cómo responder y estén seguras de ello. Así que tú muéstrate muy confiada cuando estés con él.

2. Notas cómo poco a poco te hace más caso. Ves como el plan va funcionando. Lo que has echo es llevarlo a tu terreno, es decir, mimarle un poco sin que se dé cuenta para que te encuentre irresistible y necesaria en su vida. Eso le hará brotar unos sentimientos cuando piense en ti. Puede que estos no sean todavía de enamoramiento, pero solo el hecho de que piense en ti ya es un gran paso.

3. Un primer beso en la mejilla, un primer roce con las manos, una invitación indiscreta y de imprevisto a comer… Pueden ser algunas señales que puedas darle para insinuarle que él no es cualquiera para ti. Los primeros acercamientos son muy importantes porque no hay barreras ni límites. Llegaréis donde querráis llegar, solo depende del momento… y del lugar.

4. Y es que resulta que le gusta que estés presente en su vida. Así te lo ha dicho, aunque tú ya lo sabías. Si no no se explican esas llamadas a las tantas de la noche para saber qué haces. Podría ser una llamada informal de amistad pero… aquí huele a gato encerrado…

Lo tienes en el saco, bonita. Porque notas cómo te necesita y cómo te llama para que no te vayas. Notas como aparece en cada recuerdo de tus últimas semanas. Y tú ya sabes que te has colado por él en tan poco tiempo. Lo que empezó como un juego… Puede terminar en algo más serio. Pero todavía te falta dar el último paso. Tienes dos opciones: Hacerlo tú misma o esperar a que lo haga él.

Nosotras, desde luego, te aconsejamos que si lo estás buscando, te lanzes de lleno a la piscina. Te has convertido en alguien apasionada. Y recuerda que quien arriesga, puede ganar. Y este podría ser también tu caso.

5. Así que, para tu último paso… Llámale e invítale a quedar para tomar algo. Puede que suene un poco contradictorio pero es que estas quedadas no pueden considerarse citas porque ninguno de los dos ha comentado nada sobre sus sentimientos. Si estás muy segura de que él va sintiendo lo que tú sientes, habla con él, cuéntaselo y propónselo. Sugiérele una cita. Y quinto paso superadísimo.

Ahora bien, no sabemos cuál será su respuesta. Puede que al final tengas razón, muestre sentimientos hacia ti y acepte tu proposición. Pero, en la otra cara de la moneda, puede que sea todo lo contrario, que solo quiera una relación de amistad contigo. O incluso puede que sienta por ti pero te considere tan buena amiga que no te quiera perder. Todo podría ser, pero si no lo intentas, nunca lo sabrás. ¡Así que al agua, patos!

Autor: Katia Toran

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *