Sado: Consejos para iniciarse en el BDSM

 

Consejos para iniciarse en el BDSM o popularmente conocido como ‘sado’

 

Y, más allá de haber oído hablar sobre ello, la imaginación también ha hecho su trabajo y puede ser que incluso te hayas excitado solo de pensar en que te agarren fuerte, caiga algún mordisco que otro… El BDSM está más presente en nuestras vidas de lo que pensamos: películas, libros y hasta en tus sueños.

Pero, ¿por qué no lo probamos? ¿Tenemos vergüenza a ser etiquetados? Alrededor de esta práctica sexual hay muchos tabúes y vergüenzas y esto impide que podamos experimentarla y disfrutarla.

 

Es por ello que hoy os traemos algunos consejos para dar el pistoletazo de salida y empezar a disfrutar de tu sexualidad desde otro punto de vista.

Qué significan las siglas BDSM

Antes de adentrarnos en este tema, es importante saber qué implica el BDSM, qué significan sus siglas. La ‘B’ representa el bondage, que significa atar. La ‘D’ es de dominación, la ‘S’ significa sumisión, sadismo y la ‘M’ es de masoquismo.

En otras palabras y por si aun quedaban dudas, este tipo de práctica está basada en la relación de dominación-sumisión.

 

Puntos clave a tener en cuenta en el BDSM

Lo primero que debes hacer es hablar con tu compi de juegos. Aprovecha la ocasión para calentar el ambiente dando rienda suelta a vuestra imaginación con fantasías y demás y dejad claro que tenéis que saber parar si algún@ lo pide.

¿Cómo? Muy fácil, acordad una palabra de seguridad como por ejemplo ‘rojo’ o estableced en qué grado de acuerdo o desacuerdo estáis en una escala del 1 al 5, por ejemplo. En este punto, aprovechamos para comentar algo obvio pero que debe tenerse en cuenta sí o sí: el consentimiento de ambos participantes es obligado. De no ser así, no hay juego que valga.

 

Otra cosa a tener en cuenta y que ya hemos comentado es la imaginación. El papel del cerebro es clave para que poder disfrutar de esta práctica. Más adelante os explicamos algunas cosas que podéis hacer y el papel que juega la imaginación en ella.

Qué hacer en el BDSM para principiantes

Azotes

Los azotes son el pan de 50 sombras de Grey que todas hemos visto. El ‘si te portas mal te castigo’ es la excusa perfecta para dar paso a uno de los básicos del BDSM, los azotes.

Con ellos, empezar es mucho más fácil ya que, detrás tiene un juego. Por ejemplo, acaríciale todo el cuerpo con un plumero o con tus dedos con la intención de hacerle cosquillas. Será muy difícil que tu compi pueda evitar moverse. Pero, si lo hace, castigad@. Así son las normas en el BDSM.

 

 

Para dar o recibir azotes no hace falta un kit. Basta con tu mano y un golpe seco. Pero, quieres elevar el placer del dolor a otro nivel, lo mejor es que te hagas con un látigo o con una paleta diseñada para ello. Con estos productos también puedes hacer caricias y, claro, los azotes regalan sensaciones muy distintas a la de una mano.

Esposas o cuerdas de restricción

Atar o ser atad@, la primera letra de BDSM. Inmovilizar a tu pareja o que lo haga ella es muy excitante. La persona que maneja las riendas puede jugar con la otra persona haciéndole cosquillas, azotes o lo que se le ocurra. El no poder hacer nada al respecto, en este juego suele resulta muy interesante.

Si es la primera vez que atas a alguien, lo más recomendable es que te hagas con unas esposas fáciles y cómodas de usar. Aunque el dolor es el principal protagonista de esta práctica, es importante que a la otra persona le resulten cómodas. De no ser así, estará más pendiente de cómo sacarlas que del juego que habéis creado.

Si las esposas son ajustables, podéis usar las esposas tanto para las muñecas como para los tobillos. Tener 2 sets de esposas es lo ideal para que el juego sea más completo y divertido. Si queréis ir un poco más allá, además de atar de muñecas y tobillos, puedes jugar con las cuerdas de restricción y atar a la persona en una silla o en una mesa… ¡Imaginación al poder!

Hablar sucio

Esta es una práctica dentro del BDSM que, a pesar de que parezca fácil, no lo es. Una palabra fuera de contexto o nada acertada puede desgarrar todo el momento. Y, de nuevo, aquí la imaginación juega un papel fundamental. Lo más recomendable es que empieces con algo light y fácil como por ejemplo explicarle a tu compi de juegos qué es lo que quieres que te haga, cómo lo haga y viceversa: pregúntale si le gusta lo que le estás haciendo, y ve proponiendo cosas para hacer.

 

Este ejercicio hará que te sea mucho más fácil ‘hablar sucio’ y los efecto serán inmediatos; verás como la excitación suba como la espuma. Y es que, igual que una palabra puede destrozar el momento, también puede mejorarlo. ¡Y de qué manera!

Juegos de rol

Disfrazarse no es exclusivo para Carnaval. Hacerlo en la cama es una manera de romper con la rutina sexual, darle alegría a vuestros cuerpos y sobre todo diversión asegurada.

Sí, en la disciplina dominación y sumisión también entra el juego de roles.

Por ejemplo, poneos en el papel de policías y jugad a ataros. O imaginad que estás en el hospital y debes inspeccionar todo su cuerpo y, claro, controlarle la presión. O por qué no salir de los tópicos y remontaros tiempo atrás haciendo de cavernícolas y poniendo a prueba vuestra complicidad.

Hay miles de escenas que podéis representar (con disfraces y todo) y en las que aplicar el bondage es pan comido. Al tener un contexto establecido, todo irá rodado.

Después del BDSM

Si ha sido tu primera vez, es muy importante que después de jugar veas cómo ha reaccionado tu cuerpo a los azotes y ataduras, entre otros. Y, si está dolorido podéis terminar la sesión con un masaje o hacértelo tú mism@.

Como ves, el BDSM no es tan oscuro y vicioso como parece. Simplemente se trata de jugar en la cama desde otra perspectiva. Antes de juzgarlo, pruébalo y luego decides.

 

 

 

 

Imágenes: Plátanomelón

 

Autor: Andrea Pascual

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Fatal error: Uncaught exception 'Exception' with message 'Cache directory not writable. Comet Cache needs this directory please: `/home/nosotras/www/nosotras_com/wp-content/cache/comet-cache/cache/https/www-nosotras-com/sexo`. Set permissions to `755` or higher; `777` might be needed in some cases.' in /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-content/plugins/comet-cache/src/includes/traits/Ac/ObUtils.php:367 Stack trace: #0 [internal function]: WebSharks\CometCache\Classes\AdvancedCache->outputBufferCallbackHandler('<!DOCTYPE html>...', 9) #1 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/functions.php(3780): ob_end_flush() #2 [internal function]: wp_ob_end_flush_all('') #3 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/class-wp-hook.php(286): call_user_func_array('wp_ob_end_flush...', Array) #4 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/class-wp-hook.php(310): WP_Hook->apply_filters('', Array) #5 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/plugin.php(453): WP_Hook->do_action(Array) #6 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/loa in /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-content/plugins/comet-cache/src/includes/traits/Ac/ObUtils.php on line 367