¿Sabías que hay personas que tienen sexo mientras duermen?

En principio, sí tanto el dormir como el sexo se tienen -la más de las veces- sobre la cama, pero sus puntos de contacto van más allá de la habitación. Veamos algunos datos de interés que posiblemente te sorprenderán.

¿Sabías que hay personas que hacen el amor en pleno sueño? Si bien seguro habrás oído hablar de las personas sonámbulas que caminan, hablan o hacen cosas por la casa dormidas, pero, ¿qué hagan el amor? Sí, se trata de un estado del sonambulismo que se denomina sexomnio y durante el cual la persona mantiene relaciones sexuales con su pareja, según explica la psicológa y sexóloga Aurora del Prado.

Esto se produce en la fase REM del sueño, la más profunda. Al despertar, la persona no recuerda nada. Durante ese estado, la persona puede tener comportamientos sexuales diferentes, o ser más cariñoso o pasional, agresivos o tiernos.

Si bien no se sabe bien por qué se produce este tipo de sonambulismo, se cree que mientras la mayor parte de las personas apagan durante el sueño la parte del encéfalo que controla las necesidades básicas, como el hambre y el sexo, en lo sexomníacos esto no ocurriría.

sueñosexo2

Los sueños húmedos no son exclusivos de los hombres: aunque ellas no eyaculan mientras duermen, sí pueden experimentarlos e incluso llegar a un orgasmo. Durante un sueño erótico se acelera el ritmo cardíaco y el flujo sanguíneo hacia los genitales, lo que provoca lubricación y, en ciertos casos, llevar a un orgasmo. Estos sueños eróticos también aparecen en la fase REM de sueño.

Otra curiosidad es que se puede responder a la estimulación estando dormido: a algún nivel subconsciente el cuerpo responde de forma automática al tacto, aunque no se sea consciente de cuánto se desea intimidad.  Existe aquí un consenso científico: el cuerpo y el cerebro tienen reacciones sexuales y afectivas incluso cuando se está dormido, porque el hipotálamo controla las necesidades, entre ellas el contacto físico.

La calidad del descanso que tengas mucho influye en la líbido: el sueño es reparador, y en todos los niveles, mientras se duerme se reponen las reservas hormonales, por eso las personas con descanso deficiente suelen tener niveles más bajos de testosterona, la hormona que enciende el deseo. De aquí que cuanto mejor se duerma, más deseo sexual habrá.

Seguro te ha pasado que después del encuentro sexual tu chico se quede dormido, o si eres hombre, te eches una buena siesta después del sexo. Pues, esto no solo es normal sino que incluso tiene su justificación: además del cansancio propio, el organismo del hombre recibe una descarga de la hormona prolactina, que les provoca satisfacción, placidez y somnolencia. En la mujer, por el contrario, la prolactina -así como la oxitocina- alimenta el deseo de comunicación y de interacción.

Imágenes: los40.com.mx

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *