Ridiculizar a tu pareja en público y otros gestos terribles

 

Los gestos más horribles qué puedes tener con tu pareja.

 

 

Para que una pareja funcione es fundamental que haya amor, pero sobre todo, que jamás se pierda el respeto.

Ocurre en diversas ocasiones, que las parejas sobrepasan la barrera de la confianza para de pronto, hacer cosas que hacen que la pareja no sólo quede a la deriva, sino que además se haga daño profundo.

 

En una era donde por fin tenemos claro que las relaciones que son tóxicas deben dejarse a un lado de una vez y para siempre, repasamos esas situaciones que no hay que consentir bajo ningún tipo de concepto.

 

Ridiculizar a tu pareja en público. 

Probablemente sea una de las peores cosas que se pueden hacer en pareja, ya sea con personas o sin nadie.

 

Pero si además hay público delante, ridiculizar a la persona que quieres -supuestamente- es algo nefasto.

Por ridiculizar entendemos reírnos de sentimientos, situaciones y todo lo que rodea a la pareja en cuestión, delante de personas que os conocen a ambos.

 

Insultar.

Las malas palabras, salvo en un gesto de buen rollo y consentimiento por ambas partes es algo que desde luego no se puede consentir.

Ni dentro de casa, ni fuera con el resto de personas que os rodean, os conozcan o no.

 

 

 

 

 

 

Hacer chantaje emocional.

Hacer sentir mal a tu pareja por sus actos, palabras, sentimientos, pensamientos y sobre todo, por tratar de tener su propio espacio, es chantaje emocional.

Si te hace sentir mal porque le ‘abandonas’ en un momento dado, o si no te dice nada pero después te lo echa en cara durante días, te está chantajeando para que te sientas mal.

 

Engañar deliberadamente. 

Si tu pareja te es infiel o desleal de manera constante, sin que eso sea un asunto a que habéis llegado a entenderos, es algo que no debes consentir.

 

Agobiar hasta la extenuación. 

Si tu pareja se excede exigiéndote cosas hasta que te agota mentalmente, es hora de salir del bucle.

 

 

 

 

 

Imágenes: Pinterest, pixabay

Autor: Marta Marciel

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *