Remedios express para la seducción infiel de vacaciones

Si has cometido un error vacacional muy fuerte, si tu chico todavía no sabe que le has sido infiel… Te enseñamos a reflexionar y a decidir entre confesarle la verdad o cargar con la culpa durante mucho tiempo.

Estos meses lo has dado todo en la playa, las terrazas, los clubs a la orilla del mar, con la música a todo volumen, con el desenfreno y la motivación de estar de fiesta y de que fuese verano. Pero ahora, SOS, has vuelto a la normalidad. Y digamos que no con muy buenos recuerdos.

Y es que este año te llevas varios regalitos de tu verano. Regalos que a tu pareja no le van a gustar en absoluto. En ese preciso momento ni lo pensaste, dado tu estado y tus niveles de alcohol en sangre. Pero ahora te arrepientes tantísimo de haber actuado de esa manera que te sientes muy culpable y te da mucha pena tu chico.

Nos estamos refiriendo, como ya habrás entendido, a las infidelidades de verano. Tan normales en todas las parejas. ¿Qué crees que habrá hecho la mayoría de mujeres que comete una infidelidad? ¿Crees que habrá apechugado con el marrón y se lo habrá confesado a su pareja? ¿O crees que se lo estará escondiendo todavía?

Pues como en todo, las parejas son muy distintas. Puede que lo que un novio considere una tontería, para otro sea el peor error comentido por ti en la vida. Y claro, con este panorama, sí que es necesario preguntarse: ¿qué debo hacer?

La solución, sentimos decirte, es que si quieres a tu pareja debes contárselo. Piensa en la confianza que os tenéis y en lo engañado que se sentiría si descubriese que nunca se lo has contado. Piensa en lo que a ti te gustaría que te hiciesen… Y cuando lo hayas pensado bien, actúa.

Pero te darás cuenta de que, si no quieres mentirle, se lo tendrás que contar. Te arriesgarás, sí, a que se enfade, a que corte contigo o a que no quiera volver a saber nada sobre ti. Lo más posible es que las tres.

Y si tu relación es más liberal, puede que cuando se lo cuentes tampoco le importe demasiado. Como ya os decíamos depende de cada pareja y de cuáles sean las reglas de actuación entre vosotros.

Por otro lado, cabe una posibilidad nueva. Puedes no contarle nada, puedes tragártelo para que nunca llegue a saberlo. Pero, te advertimos, si escoges esta opción es, simplemente, por miedo a asumir tu error, y le estás negando a él el derecho de perdonarte… O no.

Autor: Katia Toran

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *