Refresca tu intimidad este verano… ¡Sexo con hielo para dejarlo frío!

Hace calor, lo sabemos, se suda a la menor provocación, los ventiladores y aires acondicionados se convierten en objetos de deseo, la temperatura aumenta incluso debajo de las sábanas.

¿Cómo podemos sacarle partido al verano para refrescar nuestros encuentros sexuales?, ¿Existen algunos consejos que podamos aplicar para refrescar en todo el sentido de la palabra nuestra vida íntima (así como las partes que la componen)?

Para quienes no quieren hacer al amor porque la siesta y el calor les quita la energía existen unos aditamentos muy prácticos que pueden motivarte a dar el salto del tigre y tener un buen motivo para seguir sudando.

Desde ropa interior refrescante hasta helados muy sugerentes recorreremos las ideas más refrescantes para aprovechar el incremento de la temperatura a tu favor.

¡Prepara los cubitos porque comenzamos!

Los contrastes resultan muy placenteros, sobretodo cuando al calor lo compensamos con temperaturas bajas, piensa en el efecto que tiene en tu cuerpo un hielo deslizándose suavemente por tu cuello, al primer contacto puedes sentir un rechazo pero mientras se deshace suavemente por tu piel va dejando un rastro de frescor y placer que se antoja.

Preparando el lugar

Antes de entrar en acción debes tomar en cuenta no estar cerca de un ventilador ni aire acondicionado ya que después de una jornada sexual memorable probablemente termines en cama por una pulmonía sobrecogedora así es que la temperatura ambiente debe estar templada, ya te encargarás de refrescar a tu pareja.

Considera que el hielo va a dejar un charco impresionante así es que lo ideal es hacerlo en el suelo de casa o cualquier superficie previamente protegida por algún material que impida el contacto directo del agua con la alfombra o la colcha de la cama, al momento de la acción no te importan los charcos ni el desastre pero cuando todo termina no queremos que el stress te devore.

¿Qué necesitamos?

Como si se tratase de un curso de bricolaje te voy a decir nuestros materiales:

1) Un recipiente grande, puede ser una cubeta.
2) Hielos

Para evitar que nos escaseen los hielos mientras estamos en nuestra contienda amorosa sería prudente que vertieras la mayor cantidad posible en una cubeta para que los que se deshagan sean reemplazados por unos nuevos y así no pierdas la concentración ni el ritmo por tener que desplazarte a la nevera.

Es imprescindible también que tengas una buena bebida al lado ya que (aparte de relajarte y deleitarte las papilas gustativas) le dará un buen sabor a los besos.

Preparándonos para la refrescada romántica

Ve despojándote de tus prendas ya que utilizaremos también helado y polos (lo que tengas en casa) y la ropa seguramente quedaría con los recuerdos del encuentro amoroso en la tela, seguramente rastros de helado, chocolate y demás así es que para empezar puedes ir guiando a tu pareja con un hielo, recorre su cuerpo y lentamente ve desabotonando cada prenda mientras besas los lugares en los que te detienes.

Ya que están completamente libres de las ataduras de la ropa, puedes comenzar a recorrer el cuerpo desnudo zigzagueando el hielo por su espalda, meterte un hielo a la boca y compartirlo en un beso mientras se derrite con el calor de ambos.

El hielo es bueno para la piel ya que contrae los vasos capilares y eso te da firmeza, puedes comenzar explorando el torso de tu pareja, los pezones son especialmente sensibles y verás que con el paso del hielo se endurecen con facilidad.

Sigue pasando el hielo por su cuerpo llegando al estómago, alrededor de la cintura, puedes colocar uno en su ombligo y jugar con él moviéndole las caderas, cuando llegues un poco más abajo empezarán las emociones fuertes.

Debemos tener cuidado con las zonas más sensibles de nuestro cuerpo como el clítoris y el glande ya que pueden quemarse por el frío intenso, hay que rodear primero estas partes y luego tocarlas poco a poco, aclimatarlas.

Otra técnica puede ser poner a enfriar con hielo cualquiera de tus juguetes eróticos para hacer el encuentro un poco más amable.

¿Quieres conocer consejos para practicar el sexo oral con hielo?

Para practicar el sexo oral es mejor evitar el contacto directo pero si puedes rozar los alrededores del pene o la vagina, o bien enfriar la boca y aplicar la lengua helada sobre la zona. También es efectivo el uso de pastillas de menta con cubitos de hielo para contrastar sensaciones.

Otra opción es el uso de helados cremosos que dejarán un rastro lechoso que te permitirá gozar otra experiencia.

Joyas heladas= diversión candente: ¿Quieres verlas?

Para quienes gustan de llevar lo último en accesorios a la cama, no pierdan de vista a Katharina Ludwig una diseñadora de joyas heladas, anillos, collares y pendientes con una base metálica y adornos de hielo, son caras y efímeras pero pueden quedar en el recuerdo de una noche, mañana o tarde ¡inolvidable!

Si te gustan las emociones fuertes prueba transformar tu bañera en colchón de hielos, desata tu pasión sobre esta cama helada y probarás una sensación inolvidable.

Ver Más…

Cambio de look para tu zona íntima… ¡Tíñete el vello púbico!

Primero fueron los metrosexuales ahora llegan los gastrosexuales… ¿Quieres conocerlos?

Autor: Karina Santillan

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *