¿Qué utensilios utilizar para una sesión de sado masoquismo?

Seguro que muchas de Nosotras asociamos el sado masoquismo a la película 50 sombras de Grey. Y es que para un gran número de personas, este tipo de prácticas sexuales era totalmente desconocidos hasta que E.L James escribiera su mundialmente famosa trilogía. Pero cabe decir que al contrario de lo que muchos piensan este tipo de prácticas ya se realizaban antes de que esta historia literaria saliera a la luz. Por eso, a continuación veremos algunas de sus características y de los utensilios que se usan para la práctica del sado masoquismo.

Quizá uno de los utensilios estrella en este tipo de prácticas y que asociamos inevitablemente a la práctica del sado masoquismo son las esposas, así como cualquier tipo de cadenas o de ataduras para las muñecas. Se trata quizá de uno de los elementos principales para dominación de la otra persona, con la que podremos tenerla inmovilizada para manejar todo a nuestro antojo.

sado_masoquismo

Tampoco podemos olvidarnos de otro de los utensilios básicos y principales como son las máscaras. Se trata de otro elemento de dominación con el que impedimos a la otra persona que pueda ver nada de lo que hacemos para poder dominar la situación y realizar todo sin que pueda esperarlo. Estas máscaras suelen ser de látex, y se pueden ver diferentes tipos de modelos, incluso algunas de ellas pueden incluir mordazas o bombas de succión.

En tercer lugar tenemos las pinzas para los pezones, un elemento que sirve para dar placer en esta zona con diferentes intensidades de fuerza. Estas pinzas para pezones también pueden utilizarse en otras zonas del cuerpo como el clítoris o el pene. Y por último no podemos olvidarnos tampoco de otro de los grandes elementos utilizados en este tipo de prácticas sexuales. Se trata de los látigos y de las fustas, utilizados para golpear a la otra persona, ya sea para dar placer mediante el dolor o para castigarla. Cómo ya sabéis, utilicéis lo que utilicéis, debéis ir con mucho cuidado y estar atentas a las reacciones de la otra persona para evitar daños y perjuicios mayores.

Imágenes: clanacion/phaidon/sexualidad.salud180

Autor: Mary Esther Campusano

Redactora de contenidos, amantes de los viajes y los felinos.

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *