¿Qué pasa cuando has sido engañada por tu pareja?

¿Te has sentido culpable después de enterarte de que alguien de tu confianza te había estado engañando? ¿Has sentido vergüenza cuando alguien te ha reprochado que cómo era posible que no te hubieras dado cuenta? ¿Te has sentido indefensa cuando te han acusado de que tú sabías o estabas al tanto de todo lo que estaba ocurriendo?

Sin duda, ésta es la gran crueldad del engaño: que no solamente hay que sufrir el dolor de la confianza rota, sino también el reproche o las acusaciones de un entorno que, lejos de comprender algo tan obvio, se erige como el juez acusador de quien ha sido engañado. Al largo de mi carrera he visto casos y he tratado esta triste pero cierta realidad. ¿Por qué nos cuesta tanto reconocer que alguien nos la ha jugado?

infidelidad_engañada_1

Pero, ¿por qué no me di cuenta?, te preguntarás. La respuesta es relativamente sencilla. En primer lugar, el engaño necesita de un mínimo de confianza. Por lo tanto, una vez que decides confiar en alguien, no puedes desconfiar al mismo tiempo. Esa decisión ya te hace bajar la guardia, pues confiar supone el convencimiento de que el otro no hará nada que nos pueda perjudicar.

Es importante saber que la capacidad para detectar un engaño no depende de la persona engañada, sino de la habilidad y de la práctica que tenga el que miente. Si se trata de una persona experta y con un alto índice de éxito en sus estrategias manipuladoras, resultará muy difícil evidenciar su juego. Incluso si llegaras a hacerlo, también son profesionales del plan B: hacerte creer que la evidencia no es lo que parece o, en cualquier caso, y como último recurso, te convencerá de que lo que está ocurriendo es culpa tuya.

Respecto a la gente del entorno, no te sientas tan culpable. Probablemente están igual de engañados que tú. De hecho, puede ocurrir que cuando des tu versión de lo ocurrido, esas personas estén tan engañadas que difícilmente darán credibilidad a tu versión, además de estar absolutamente convencidos de que están en lo correcto. Y es que la persona manipuladora siempre se encarga de dar una imagen impecable a tu alrededor precisamente para que tu relato resulte absolutamente inverosímil.

infidelidad_engañada infidelidad_engañada

También puede ocurrir que ciertas personas del entorno se hayan detectado el doble juego pero, simplemente no se atrevan a desvelártelo. Sabiendo que la versión que tu tienes todavía está empañada o distorsionada por su pase de manos mágico, no creerás sobre lo que te estén previniendo y probablemente te enfades muy seriamente con quien te intente hacer ver la realidad de lo que te está ocurriendo. Pero, de cierta manera, es normal. Las dos versiones no coinciden y tu confianza en esa persona pesará más que lo que otras terceras te puedan contar.

¿Qué hacer? En realidad, tienes varias alternativas. La primera puede consistir en no depositar tu confianza en quien no se la haya ganado previamente. Aún así, las personas manipuladoras también son expertos en ganársela para que luego bajes las defensas. Confía siempre primero en ti y escucha simplemente a quien te quiera informar de algo sin saltar a su yugular.  Intenta cotejar si puede ser cierto, o no. En segundo lugar, como la prevención puede ser complicada de llevar a cabo, la recomendación es que en cuanto detectes que se ha producido un engaño, salgas inmediatamente de la situación y no recules. Siempre estarás a tiempo de recuperar tu vida y tu autoestima. Por el contrario, si te dejas atrapar una y otra vez por los cantos de sirena, puedes acabar en el fondo del mar.

Sabemos que se trata de una experiencia dolorosa, pero te aseguramos que una sale más madura, más sabia y más segura de ella. Eso sí, debes salir de ella cuanto antes. ¡Buena suerte y no dejes pasar la oportunidad de este buen aprendizaje, si es que te encuentras en una situación como la que acabamos de describir!

milaMila Cahue es la autora del libro “Amor del Bueno”, primero de la colección “Tu Vida en Positivo”, editado por JdJ Editores y Actitud de Comunicación. Es Licenciada en Psicología por la Universidad Autónoma de Madrid y especializada en relaciones de pareja en el Centro de Psicología Álava Reyes.

 

 

 

Imágenespsicologopersonal/topdamas/eldijo

 

Autor: Mila Cahue

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *