Posturas sexuales: Renueva tu repertorio sexual

Como suelen decir, “año nuevo, posturas sexuales nuevas”. Bueno, puede que no sea exactamente así, pero seguro que con la entrada del 2018 te han entrado ganas de probar cosas diferentes. Y no, no sólo estamos hablando de los clásicos propósitos como dejar de fumar, ser más puntual o ir al gym -porque sólo con pagar la cuota no sirve-. Estamos hablando de algo mucho más íntimo y atrevido: probar nuevas posturas sexuales. Aquí te dejamos 2 que seguramente no has intentado nunca y te encantarán:

El reino animal

Si estás cansada de practicar siempre las mismas posturas sexuales con tu pareja y el sexo se ha acabado convirtiendo en rutina, no te desesperes. Esta postura te ayudará a recuperar tu apetito sexual. El perrito es uno de los clásicos en todas las listas de kamasutra, sin embargo, siempre puedes hacerlo más salvaje.

Simplemente deberás ponerte a cuatro patas, mientras tu pareja se coloca justo detrás con las piernas flexionadas. Ahora viene lo divertido, tú tendrás que levantar una de tus piernas por encima de su hombro. Puede parecer un tanto incómodo y hasta complicado, pero siempre puedes usar la pared como soporte o, si esta demasaido lejos, tu pareja puede ayudarte a mantener la pierna en el aire con su propio brazo.

La carretilla

Se trata sin duda de una postura sexual muy adecuada para las amantes del yoga, ya que recuerda mucho a algún ejercicio de esta disciplina. Lo mejor es que la practiques en una cama, ya que al estar a distinto nivel de tu pareja, será mucho más sencillo efectuar los movimientos de esta manera. Tú debes colocarte mirando a la cama y reposar los brazos sobre ella para poder sujetarte bien. Tu pareja se colocará por detrás de ti y, tras coger tus pies por los tobillos, te alzará cual carretilla -he ahí el nombre de la postura- para ayudarte a llegar al orgasmo. 

¿Has probado estas posturas sexuales?

Imágenes: Lelo, Pinterest

Autor: Ane del Moral

Comparte esta noticia en

1 Comentario

  1. Me gustaron las posturas, las voy a probar en mi proximo encuentro sexual

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *