¿Por qué no llegas al orgasmo?

 

¿Alguna vez has tenido relaciones sexuales buenas, pero no has conseguido llegar al orgasmo?

 

Cuando te ocurre una vez, le quitas importancia, pero ¿y si te vuelve a pasar?

Es entonces cuando empiezan las dudas y pequeñas preocupaciones que te llevan a una búsqueda precipitada a google que puede acabar de agravar esa preocupación.

Pero, es habitual que algunas mejores no lleguen al orgasmo durante etapas de su vida o en alguna ocasión concreta. 

 

Únicamente el 5% de los casos de anorgasmía, es decir, de la falta del orgasmo femenino, se dan por causas orgánicas como problemas en los músculos vaginales, enfermedades crónicas o aspectos genéticos.

El otro 95% de mujeres no llegan al orgasmo por causas emocionales o psicológicos. 

 

 

Las causas más comunes por las que puedes no haber llegado al orgasmo son las siguientes: 

Causas físicas.

La falta de lubricación hace que la fricción entre genitales sea más tosca e incluso cause irritaciones durante las relaciones.

Esta molestia e, incluso, dolor, te saca del clímax y del placer que podrías sentir durante el sexo.

 

Es complicado llegar al orgasmo cuando notas continuamente una molestia que no es para nada placentera.

Pon solución a esta situación teniendo a mano un lubricante a la hora de mantener relaciones sexuales o no permitiendo la penetración hasta que tu cuerpo esté totalmente preparado para ella. 

 

 

Causas emocionales.

El estrés, la ansiedad, los complejos con tu cuerpo o inexperiencia, la falta de excitación o de atracción hacia tu pareja pueden llevarte a un estado mental que no te permita llegar al orgasmo durante las relaciones sexuales. 

 

 

 

 

 

 

La falta de conocimiento de tu cuerpo. 

Es común que la causa de la falta de orgasmo sea el desconocimiento.

Debes invertir tiempo en autoexplorarte porque la masturbación es una gran aliada.

 

A través de ella descubrirás que te gusta y se lo podrás transmitir a tu pareja para que te haga disfrutar del sexo con más acierto.

Además, gracias a la masturbación puedes distinguir en el orgasmo vaginal y el del clítoris y descubrir cual de ellos te genera más placer.

No todo está en la penetración.

 

 

Y, si no te identificas con ninguna de estas situaciones, es hora de hablar con tu pareja.

¿Por qué debe ser un problema únicamente tuya y no le podéis poner solución los dos juntos? 

 

 

 

 

Imágenes: Pixabay, pinterest 

Autor: Alba Baste

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *