Pasión por las cougars: ¡Ellos las prefieren maduritas!

Las más jovencitas que nos leéis cada día os vais a preguntar qué tipo de broma es esta. Ya os cuesta encontrar un hombre ne condiciones, como para encima tener que estar compitiendo con más mujeres… Pues sí, creételo. Y es más, asegúrate las espaldas. Porque las últimas que creías que te podrían levantar a tu chico, podrían ser las primeras en hacerlo. ¿A qué nos referimos?

Mirad, chicas. En el amor todo vale. Cualquier guerra puede venirse arriba con una mezcla muy curiosa de ingredientes. Una madurita, un  jovencito, un poco de pasión, sal y algo de especias. Lo movemos todo… Y ya tenemos la receta que muchos hombres de hoy en día querrían tener en sus casas. ¿No nos creéis?

Pues estad seguras. Cubríos las espaldas. Porque vuestros hombres y vuestras relaciones corren un peligro ante la mirada de las nuevas protagonistas de las relaciones. Ellas son las cougar. Y están dispuestas a todo. De hecho, no sabemos quién está más dispuesto a todo. Si ellas o los hombres.

No, mentira. Sí que lo sabemos. No hay duda de que los que se morirían osgullosísimos de tener una relación con una madurita serían ellos. Y es que no sabemos qué les dan, que los conquistan al instante. Pero vayamos por partes. Una cougar es una mujer madura. De unos 40 y muchos  y 50 y pocos.

Mujeres como Monica Bellucci, Maribel Verdú o Jennifer Aniston. Los hombres tienen sus garras puestas en ellas. Por tanto, por muy jovencita que seas, por pocas arrugas que tengas en la cama o por poca experiencia que tengas con los hombres, para ellos ya no vales. Ahora, las prefieren adultas.

Y es que en ellas encuentran a un icono, a un modelo, a una mujer sexy, valiosa, experimentada y muy, muy exigente. No sabemos si tendrá algo que ver con los traumas de la infancia o con el amor inconsciente hacia sus madres. Pero esto es cierto. No creas que queremos desacreditar a las muchas maduritas. ¡Nos quejamos de ellos! Que no saben lo que quieren. Un día nos dicen que nos pongamos un poco de crema para disimular la arruga que nos ha salido en la frente.  Y al día siguiente, nos enteramos de que ahora les van los años.

Nos tendremos que poner las pilas si no queremos que nuestras parejas, con lo apasionados que están últimamente, se vayan volando a buscar fuera de casa cómo sofocar su pasión. Aunque también os tenemos que decir un par de cosas… Si eres del bando de las cougar, si eres una madurita y muy orgullosa de ello, cuidadito con los hombres… No sabes por dónde te pueden salir.

Y si eres de las jovencitas… Vigilar bien a tu chico. Y escucha, si no te quiere con él, ya está tardando en sacar sus cosas de tu casa. Si al final si buscan y buscan tanto es porque no saben ni ellos lo que quieren. Ya volverán, ya. De eso no tengas ni la menor duda.

Imagen: Cougar Town.

Autor: Katia Toran

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *