Pareja: ¿Por qué nos ponen los hombres inalcanzables?

¿Alguien puede explicarnos por qué ese empeño en conseguir a los hombres más imposibles? ¿Por qué la necesidad de pasarnos noches y noches pensando en él besándonos y acaricíandonos por todo el cuerpo? ¿Qué tienen los hombres malotes para que nos pongan tanto?

Esto es lo que queremos descubrir, y queremos descubrirlo contigo.
Así que échanos una mano porque… ¡Seguramente a ti también te ha
pasado en más de una ocasión! Un tío que no nos hace caso, o que lo
aparenta; un tío que nos mira por encima del hombre, o que lo aparenta;
un tío que sabemos que nunca podremos conseguir, o que él quiere
hacernos creer que es así.

Y es que, ¿no sería mucho más fácil que el hombre inalcanzable
pusiera los pies sobre la tierra y no tuviera esos aires de grandeza?
Pero aún así, ¿por qué nos gusta?

Las mujeres somos muy cabezotas. Y cuando algo se nos mete en la
cabeza, chica no hay forma de sacarlo. Eso sí, tendría que estar
prohibido que se nos metiera un chico de este tipo. No solo porque se
creen los mejores y desprecian todo lo que no tiene que ver con ellos,
sino porque cuando estás con él te sientes ¡hasta poco femenina!

Porque los hombres inalcanzables no lo son… Ellos crean la fama con
su forma de ser y Nosotras nos creemos este chiste. Pero imaginaos, ¿y
si no atendiésemos a esta chulería? ¿Y si nos pasásemos con ellos, igual
que hacen con Nosotras?

Pues, seguramente, estos aires de grandeza de los que hablábamos se
les bajarían hasta las rodillas. Lo que ocurre es que cuando ya no van
de chulos, de guapos, cuando ya no desprenden ese brillo de superioridad
en los ojos o cuando ya no hacen esa mueca tan sexy con la boca…
¡Pierden todo nuestro interés!

¿Será que las mujeres estamos catalagogadas para que nos hagan
sufrir? Aunque tampoco sea un sufrimiento enorme, confiésalo… Te
morirías por estar con él… Y cuando un hombre inalcanzable es
alcanzado… Ya no queremos saber nada de él.

Así es normal que nunca tengamos pareja, porque lo que nos pone no es
el hombre inalcanzable, sino el riesgo y el juego de conseguirlo. Pero
una vez lo tienes entre tus manos… ¿Para qué seguir jugando?

Y esto lo único que nos da a entender es que tenemos el poder de hacer con ellos lo que queramos. Y aunque, en algunas ocasiones ellos también lo hacen con Nosotras, tú sabes que tienes muchas más armas para conquistarlos y para convertirte en la mujer inalcanzable para ellos.

Autor: Katia Toran

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *