Pareja: Novio Dependiente vs. Independiente

Hoy nos cuestionamos qué tipo de hombre queremos al lado. ¿Queremos al típico tío que está tan encima de Nosotras que resulta pesado? ¿O queremos al típico tío con aires de grandeza para el que somos un complemento más? ¡Entérate de qué es lo que buscamos!

Parece ser que no hay punto medio para los tíos. O te encuentras con un pesado o te encuentras con un pasota. ¿Dónde están los hombres de antaño? ¿Quedará alguno por el mundo? ¿O estarán casados o serán gays?

Desde luego, Nosotras estamos cansadas de no acertar con los chicos. Más que no acertemos, ellos no acertan con Nosotras. Y es que los agobios y las indecisiones por nuestra parte les vuelven locos a ellos, y también a Nosotras.

Nos explicamos… Cuando comenzamos una relación, comenzamos la época de conocer a la otra persona, de descubrir cómo piensa, cómo siente y cómo actúa. ¿Qué ocurre? Que cuando esto va en marcha, tienes que asumir las consecuencias. Y puede que estas consecuencias te gusten, o, lamentablemente, puede que no.

Últimamente, estamos algo reprimidas porque chico que conocemos, chico que pasa a formar lista de los desterrados. Y cuando no es por una cosa es por otra. Lo que sucede es que lo que más nos molesta es que nos atabalen con su presencia hasta decir basta, o que pasen tanto de Nosotras que parezca que no vayamos juntos por la calle.

¿Entendéis a qué nos referimos no? ¿Cuántas veces has salido a comer con un chico y ha sido tan magníficamente correcto preguntándote sobre ti, sobre ti y más sobre ti que te ha aburrido hasta la saciedad? Y, ¿cuántas veces has salido de marcha con un chico y este ha pasado de ti para irse a la barra con sus amigotes?

Y es que no pedimos al hombre perfecto. Porque somos conscientes de que ni Nosotras lo somos. Lo que pedimos es a alguien que pueda estar ahí cuando lo necesitemos, pero que sepa mantenerse al margen según cuando. Lo cual no significa que no tenga que llamarnos cada día para saber cómo hemos pasado la jornada.

Creemos que no es tan imposible que un tío se rija por estos valores. No es ser correcto, no es ser agobiante, no es ser pasota ni ser chuleta. Queremos a un chico que se preocupe por Nosotras, pero que también se preocupe por sí mismo y tenga sus cosas. ¿Existirá el hombre equilibrado?

Autor: Katia Toran

Comparte esta noticia en

2 Comentarios

  1. los hombres equilibrados existen al igual que los caballeros, pero al igual que con los últimos os los estáis cargando

  2. Yo creo que les conviene alguien que se interesa por ustedes mas que alguien que las trata como objetos. Es mi punto de vista. Generalmente terminan quejándose y llorando por el patán, por mucho que lo eligen sobre el buen tipo.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *