Pareja: ¡Excusas surrealistas con las que te dejará plantada!

¿Cuántas veces habrás quedado con él y cinco minutos antes te habrá dado plantón? Si fuese por algo importante, lo entenderías. Pero si, para justificarse, se inventa la trola más grande del mundo, pues ya no te gusta tanto. Analizamos las excusas más surrealistas con las que te da plantón.

Con lo mucho que hacemos por ellos… Los esperamos al salir del trabajo, los esperamos para comer, preferimos gozar de su compañía que la de nuestras amigas… Total que deshaces tus planes para estar pendiente de él. Y este, a última hora y justo para que no puedas reorganizar tu agenda, te manda un whatsapp y te dice que no puede, que no le esperes, que llegara tarde a casa…

¿Sí? Pues como llegues muy tarde a casa, me vas a oír. Y es que estás más que cansada de que siempre te haga lo mismo. ¿Lo peor? Que no es algo nuevo, y que te sabes su excusas a la perfección. De hecho, te has creado tu propio juego, con el que solo puedes jugar tú misma, y que consiste en adivinar la excusa del día. Sabes que es bastante triste y que algún día tendrás que plantarle las cuarenta.

Pues sí, el momento es ahora. Ha llegado la ocasión, porque en verano no es justo pasarte todo el día sola. Si coincide que los dos estáis de vacaciones, ¿cómo es posible que no vayáis a hacer cosas juntos? Pero claro, tú ya le tienes pillado el truco. Él se limita a organizar planes en conjunto para que no seas pesada y le digas esto y lo otro… Pero siempre tiene una lista de excusas para, a última hora, cancerlarlo por otros asuntos.

¿Y qué asuntos son estos? Es verano, está de vacaciones pero sigue repitiéndote a diestro y siniestro que tiene reuniones de trabajo y compromisos profesionales varios… Pero, ¿en qué quedamos estamos o no de vacaciones?

O el otro día sin ir más lejos, que salió a cenar con sus amigos, de lo que no tienes ninguna queja, pero el plan era ir juntos, después, al cine. ¿Qué ocurrió? Que ni cine, ni nada. Porque el señorito te llamó para explicarte no sé qué que le había pasado a Toni, su amigo, y que tenía que ayudarlo y llevarlo hasta casa. Pero claro, una vez allí tenía que esperar a que se encontrase mejor y… Vamos, que se iban todos juntos de fiesta. Y tú a esperar en casa.

Se ha ido a laplaya para relajarse. Tú no has querido ir pero habíais quedado en que después iría a casa de tus padres a recogerte, así tú aprovechabas para comer con ellos. Total que te llama y te dice que le ha picado una medusa y que le han dicho que haga reposo. Así que cuando llegas a casa y le preguntas qué tal con la medusa… Inconscientemente te dice ¿pero qué medusa? ¡Pillado!

Vamos que estas y otras muchas más que te encontrarás en el futuro. Así son las excusas más surrealistas de tu chico. O empiezas a ponerle el freno o utilízalas para hacerle lo mismo.

Autor: Katia Toran

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *