Pareja: ¡Cómo no llegar a una relación conflictiva!

Algunas relaciones de pareja empiezan siendo casi perfectas y con el tiempo se vuelven conflictivas. Descubre cómo sucede este proceso tan desagradable y encuentra las claves para poder evitarlo.

Los temores a un daño emocional hacen que dos personas que se aman a menudo se enfrenten por no poder comprender los sentimientos de su pareja. Entonces empieza una lucha que, aunque parezca de poder, la mayoría de las veces únicamente es por la necesidad, muchas veces irreal y casi siempre provocada por el primero que teme, de defenderse del otro.

Todo el mundo tiene algún miedo, un punto débil emocional que, por mucho que se intente disimular, en algún momento su pareja puede hacer que lo muestre, como si de repente hubiese apretado un botón que cambia totalmente la personalidad. Esa persona no ha cambiado, únicamente ha sucumbido a sus temores.

Cuando su pareja se da cuenta de este hecho, lo último que debe hacer es utilizarlo para dañar, pues de ese modo es cuando la relación se vuelve conflictiva. Tampoco se debe reprochar, por muy desagradable que se muestrehd Porno HD Seks pornoSex izle porno la persona en ese momento. Cuando un niño tiene una pesadilla y nos despierta de madrugada, agitado y llorando, no se nos ocurre insultarle, gritarle y hacerle revivir su pesadilla una y otra vez diciéndole además que se va a cumplir.

Cuando una persona adulta está sufriendo emocionalmente por algo que cree que está ocurriendo o que va a ocurrir, se convierte en el niño que sufre pesadillas.

En la pareja es muy probable que el temor de uno despierte los temores del otro, esta situación hace que los dos crean que van a sufrir por algo que no está sucediendo, y finalmente sufren de verdad. Es necesario romper la espiral esforzándose por comprender los motivos que les llevan a ambos a comportarse de ese modo.

En el caso de no poder superar esos sentimientos negativos que, generalmente, llegan a influir de tal manera en la relación de pareja que termina destruyéndola o provocando situaciones de grave conflicto, es necesario pedir ayuda. Acudir a un psicólogo o buscar consejo no es un síntoma de ninguna enfermedad ni debilidad, es la decisión de una persona inteligente que ha decidido ser feliz y hacer feliz a quien ama.

Autor: Elena Estepa Estrella

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *