Pareja: Cómo mejorar vuestra convivencia

Si algo nos han enseñado las películas de Disney y los anuncios de la tele es que la vida está hecha para ser vivida en pareja. Sin embargo, nos pasamos media vida buscando a nuestra media naranja y cuando la encontramos no somos capaces de convivir con ella. ¡Vaya faena!

Como ya habrás observado, la convivencia exige de una serie de normas de comportamiento que ambos debéis consensuar a medias para que vuestra relación marche bien si vivís juntos durante muchos años. Aquí tienes algunas de las pautas que debes cuidar especialmente al comienzo de vuestra convivencia como pareja:

1. Aprende a ceder: no siempre se pueden hacer las cosas de la manera en que tú quieres. Es fundamental que aprendas a escuchar a tu pareja, que atiendas sus gustos y sus apetencias de la misma manera en que él atiende las tuyas. Ninguno de los dos miembros de la pareja tiene más derecho a satisfacer sus caprichos, de manera que ambos debéis aprender a ceder para encontrar el punto de equilibrio en que ambos tenéis lo que queréis sin que el otro sienta que siempre le toca renunciar y salir perdiendo.

2. Si quieres que algo se haga de una determinada manera, díselo. Otro punto fundamental de la convivencia es no callarse aquellas cosas que nos molestan. Se pueden dejar pasar los pequeños detalles si no van a originar un conflicto más adelante, pero hay que tener mucho cuidado de no hacer lo mismo con aquellas cosas que sí nos afectan. Si para ti es importante la limpieza, háblalo con él y déjale claro que necesitas unas condiciones de orden e higiene para sentirte realmente bien en tu casa.

3. Elegid la decoración a medias y añadid objetos que sean importantes para ambos. Muchas mujeres tienden a pensar que la casa es “su casa” y que la decoración es solo cosa de chicas. Nada más lejos de la realidad, los chicos tienen el mismo derecho a decorar la casa a su manera y con un estilo que les haga sentir cómodos y refleje su personalidad. Por ello, es muy importante dedicar pequeños rincones a cada uno de vosotros (la mesa del trabajo suele ser el más habitual) en los que podáis colocar aquellos objetos que tanto significan para vosotros.

4. Consultadlo con vuestra pareja antes de llevar gente al piso. Finalmente, uno de los puntos que causan más fricciones en las parejas que comienzan a convivir es el de los grupos de terceras personas que invaden constantemente el piso, gorronean la despensa y lo dejan todo desordenado cuando se marchan.

Es lógico que queráis enseñarles el piso a vuestros amigos y disfrutar allí con ellos, pero quizás vuestra pareja vaya a tener un día importante al día siguiente y necesite descansar o no le apetezca demasiado tener ruidos en casa. Como siempre, lo mejor es que fomentéis una buena comunicación hablando las cosas antes de hacerlas y preguntándole a vuestra pareja antes de llevar gente a casa.

Imagen: Todos los días de mi vida.

Autor: Helena Invernon

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *