Pareja: ¡Los Anti-regalos Navideños para Ellas!

¿Cansada de los regalos de tu chico por Navidad? ¿Ya no sabes cómo demostrarle que lo que te lleva comprando cinco años no te gusta? ¡Pues no eres la única! ¿Por qué creerán que el hecho de regalar ya es suficiente? Sí, somos románticas pero no tontas…

Podríamos escribir una carta a los Reyes Magos con todo aquello que más deseamos, chicas. Y, de paso, guardarla en el bolsillo del pantalón de nuestros novios porque… ¿Quién no está más que harta de los tontos regalos que nos dan año tras año?

Claro, es normal, siempre esperando a última hora para comprarlo todo. Es más importante ver el Clásico con los amigotes que dedicar una tarde a buscar un buen regalo para Nosotras.

La verdad es que cada año se luce más. Con ironía, claro. Hace tres años fue un perfume (perfume que ya tenías porque también te lo regaló para tu cumpleaños), el año siguiente se le ocurrió un vale-regalo para Zara (qué ingenioso, pensaste, se habrá roto el coco de pensar).

El año pasado, tú, ilusa porque creías que habría reflexionado algo más, después de las malas caras que le pusiste las veces anteriores, va él y te regala… ¡una vajilla!

¿Pero cómo que una vajilla? ¿Te ve cara de ama de casa? ¿Qué no trabajas ya lo suficiente en la oficina como para tenerle que cocinar todos los días y usar esa preciosa vajilla con motivos renacentistas?

Es que mal gusto tienen los pobres. ¡Tampoco les podemos culpar! Pero lo que más te molesta es que después te diga que eres demasiado exigente… ¿Exigente? ¿Te parezco exigente, cuando yo me paso dos meses buscando el regalo perfecto para ti?

Menos mal que eDarling ha realizado una encuesta a muchas parejas sobre lo que más odian que les regalen. Esperemos que estos chicos lean algo más que el As, el Sport, el Mundo Deportivo y el Marca, y estas Navidades sean un poco… diferentes.

Odiamos los objetos de cocina. Sí, nos gusta cocinar pero si queremos un salero ¡bajamos al chino y lo compramos!
Tampoco hace falta que nos regalen un vale-regalo, sobre todo, cuando saben que cada fin de semana cae alguna nueva adquisición. (Algo que nos desmonta el bolsillo, por cierto)

Queremos regalos prácticos, que podamos aprovechar, ¡inversiones, chicos! Pero una inversión no es un iPhone ni un iPod ni un iPad. No vale que nos lo regalen para poder usarlo ellos también.

Un buen libro, un fin de semana en un spa, una sesión de manicura o un masaje… No es tan difícil. Y si tu chico tiene un bolsillo más holgado, un buen bolso o unos zapatos de firma.

No queremos que metan más la pata porque están en juego nuestros regalos de Navidad. ¡Así que, si algún hombre lo lee, que corra la voz a todos!

Bueno, no les queda demasiado tiempo para pensar qué comprarnos. Ni a Nosotras para comprobar cómo nos hemos portado este año. ¡Ay, estos Reyes Magos…!

Autor: Katia Toran

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *