Pareja: abandonar un sueño por amor

La persona que
decide abandonar las propias metas por satisfacer a otra se está
apartando de sí misma y ese alejamiento de su propia personalidad
también la distanciará de sus sentimientos.

Cuando
en una relación uno de los dos se plantea abandonar las metas que se
forjó en un momento de su vida, el otro miembro de la pareja debería
interesarse por los motivos reales de esa decisión
. Puede ser falta
de confianza en uno mismo o el creer que es necesario hacerlo para
continuar con el vínculo que los une; ninguna de las dos cosas es
buena pues es una amenaza para la continuidad de la relación. Por
mucho que se decida no conseguir algo que se había deseado para vida,
la frustración, en mayor o menor medida, siempre quedará.

Hay circunstancias
que se pueden evitar, elegir otras formas de llegar a una finalidad,
pero las metas nunca se abandonan, solo se deja el camino para llegar
a ellas. Todas las personas tienen una cualidad y el llegar a
desarrollarla es el propósito inconsciente que le acompaña toda su
vida. Si no se puede cumplir ese objetivo, la persona nunca llegará a
ser ella plenamente, por lo que la manera de relacionarse con los
demás tampoco podrá ser totalmente satisfactoria: siempre le
faltará alguna cosa.

Aunque en ocasiones
haya quien piense que las metas de su pareja pueden provocar la
distancia, se debe pensar en si el no cumplirlas es lo que realmente
la provoca. Cuando una persona ama a otra encuentra la forma de
seguir con la relación al mismo tiempo que lucha por ser quien es
;
si el sentimiento de amor es mútuo no se desea la separación.

Para alguien que
teme que su pareja la deje por seguir otro camino, el hecho de
escuchar que ha decidido no seguirlo la tranquiliza y por
consiguiente no piensa en la profundidad del problema. Esa
tranquilidad es falsa, su pareja no la abandonará físicamente
, por
haber comprendido los dos mal el amor o simplemente por el miedo al
fracaso, pero una parte de sus ilusiones estarán en algún lugar en
el que ya no las puede encontrar.

Cada cosa tiene su
sitio y cada sentimiento también. Cuando una relación se ha
construido sobre el amor y la sinceridad, no se rompe por seguir una
parte del destino que se ha elegido. Porque las metas son eso, solamente
una parte del destino
, las otras partes son la vida en común con
alguien o la decisión de no tener pareja estable, los pequeños
logros de todos los días, el aprendizaje intelectual y emocional que
se adquiere a lo largo de la vida.

Imagen de portada: Ignorant Walking

Autor: Elena Estepa Estrella

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *