Masturbación anal: ¿Se puede lograr un orgasmo?

 

¿Cómo lograr el orgasmo a través de la masturbación anal?

 

La masturbación anal es una manera diferente, pero muy placentera de estimularse.

Lo puedes hacer solo o en pareja, para ir descubriendo de qué manera sientes más placer.

 

Puedes tomarlo como un juego sexual cualquiera, pero también puede ser el mejor camino para averiguar si el sexo anal es lo tuyo.

 

 

¿En qué consiste la masturbación anal?

Puede resultar algo previo al sexo anal.

O, puedes tomarlo como un juego que consiste en estimular el ano con un masaje suave y delicado.

Es una practica en la cual te centras en ti mismo, y prestas mucha atención a lo que se siente bien y a lo que no.

 

Si lo practicas en solitario, es una información que te va ayudar mucho al momento de estar con tu pareja, para guiarlo por el buen camino y puedas disfrutar al máximo de la experiencia.

 

 

Pasos a seguir para practicar la masturbación anal

Higiene.

El primer paso comienza por lavar muy bien la zona y tenerla preparada para la masturbación.

El uso de guantes es muy conveniente ya que la zona está rodeada de muchas bacterias.

 

Es una manera de que el tacto resulte más suave, en la superficie de los dedos y uñas.

Tus manos estarán protegidas ante cualquier infección.

También es una solución efectiva para evitar la transmisión de fluidos.

 

Lubricante. 

Hay que usar mucho lubricante.

Es esencial en todo tipo de juegos sexuales y especialmente en los que se involucra la zona anal.

Son zonas que no están auto lubricadas y los tejidos de alrededor pueden lesionarse fácilmente.

 

 

Tómate tu tiempo. 

Es una actividad que requiere paciencia, aunque la practiques en solitario o en pareja.

El ano y los músculos del esfínter necesitan tiempo para relajarse, estimularse, y acostumbrarse a un nuevo tipo de contacto.

 

Cuando estés lo suficientemente excitado puedes comenzar acariciar suavemente en la parte externa masajeando.

Los movimientos circulares muy suaves, te ayudarán a relajar la zona.

Luego puedes colocar una cantidad abundante de lubricante en tu dedo y comenzar a introducirlo poco a poco.

 

Si eres hombre, ejerce presión en la parte frontal del reto a unos 3 ó 4 cm de la entrada del ano.

Encontrarás una protuberancia del tamaño de una nuez, es la próstata, puedes estimularla haciendo presión sobre ella.

 

Si eres mujer, ejerce presión sobre esa misma área para estimular la punta interna del clítoris.

 

 

Explora.

El esfínter se adapta a tamaños razonablemente grandes, como el miembro de tu pareja.

Puedes utilizar juguetes para la penetración anal, bolas anales.

Recuerda usar mucho lubricante y practicar los movimientos suavemente.

Las técnicas más utilizadas incluyen el estimular el orificio anal mientras se masturban los genitales propios o de la pareja eso aumenta la excitación.

Es una práctica diferente y muy placentera. Teniendo en cuenta todos los cuidados previos, ¿te animas a probarla?

 

 

 

 

Imágenes: Playboy, Lavanduardia.

Autor: Virginia Bruno

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *