Masaje oral masculino, ¿En qué consiste la irrumación?

Existen distintas practicas sexuales que permiten conducir a la pareja al camino del éxtasis, sin embargo hoy hablaremos de una cuya palabra no es muy conocida, ¿Qué es la irrumación?

De acuerdo a la web de mariallopis, “Irrumación” proviene del latín irrumatio que quiere decir amamantar y en términos prácticos es una variante de la felación.

La diferencia entre la irrumación y la felación consiste en que la persona a la que se le practica la irrumación realiza todos los movimientos situándose al lado o sobre la persona quien le está proporcionando el masaje íntimo.

En la Antigua Roma se consideraba una especie de vejación, pero ¿Qué pasa hoy en día?, ¿Cuáles son los beneficios y los riesgos que conlleva esta práctica?

¿Cuál es el sentido de la irrumación?

Esta pregunta puede tener múltiples respuestas, el sentido del gusto, el sentir placer, pero desde el punto de vista del juego sexual tiene un sentido de dominación y es de carácter punitivo.

La persona que practica la irrumación cumple una función de “contención” y se limita a cumplir una función pasiva mientras la parte activa recae en el sexo masculino.

En la web de lapsus nos refieren que esta práctica ha sido llevada al extremo en el cine porno contemporáneo ya que se suele someter a irrumaciones violentas a las mujeres en escenas de bondage o dominación sin importar náusea, asfixia o lesiones faringeas.

¿Existe algún riesgo al practicarlo?

Medidas higiénicas al practicar una irrumación

Si no quieres convertir esta nueva práctica sexual en una desagradable experiencia que te conduzca al uso urgente de la seguridad social o a pedir auxilio en la farmacia de guardia comiéndote el marrón de explicarle al farmacéutico qué es lo que te pasa, ten en cuenta las siguientes cuestiones:

De acuerdo a la web de nodo50 al tener contacto entre la mucosa bucal y el líquido preseminal, el semen, o las secreciones vaginales se pueden adquirir enfermedades de transmisión sexual como la gonorrea y el VIH.

La gonorrea es una enfermedad muy común, tan solo en España el número de casos de sífilis y gonorrea se ha multiplicado por tres desde 2001 debido a la falta del uso del preservativo, se transmite por el contacto con el pene, la vagina, la boca o el ano. Es peligrosa por que los síntomas tardan hasta un mes en aparecer, la población más vulnerable son los hombres y mujeres de 20 a 40 años.

Actualmente existen métodos profilácticos como el condón o el protector de látex (sobre la vulva) que ayudan a minimizar un posible contagio. ¡No corras riesgos!

Los genitales masculinos son sumamente sensibles y de acuerdo al libro “El Kamasutra del hombre gay” hay que tener cuidado de no arañar la zona con los dientes dada la extrema sensación poco agradable que provocaría, tal vez los gritos que produzca tu pareja no sean motivo del placer que está experimentando.

La sesión no debe ser muy prolongada, ya que de acuerdo al texto citado, puede provocarse dolor en las mandíbulas por lo que se recomienda descansar de vez en cuando.

En la web de 20 minutos encontramos algunos consejos que ha dado la sexóloga Pilar Cristobal para quienes desean adentrarse en el mundo de la irrumación (tanto para ellos como para ellas).

Pilar Cristobal menciona que no es bueno que el hombre controle por mucho tiempo el impulso natural de la eyaculación ya que esto a la larga puede provocar problemas de inflamación de próstata ya que la resolución es una respuesta automática del cuerpo, al igual que un estornudo.

¿Qué pasa si la excitación disminuye entre los preliminares y el momento de la penetración?

La sexóloga Pilar Cristobal recomienda aprender a poner el preservativo con la boca, sobre todo en los casos en los que la excitación disminuye al dejar los preliminares para ponerse el condón, por supuesto que esta práctica requiere tiempo (no vayas a terminar en urgencias por un preservativo atorado en tu garganta y se haga un mito urbano más como el de tantos cantantes que conocemos, los cuáles a pesar de no haber llevado algo en su garganta, según cuentan los rumores llevaban una sorpresa atorada en su retaguardia).

Para evitarte riesgos la sexóloga invita a que practiques con un plátano. Guarda el preservativo en la boca colocando el sombrerillo en la punta de la lengua, de modo que quede en el interior. Después coloca el extremo del plátano en la punta de la lengua y mueve los labios hasta que cubras la punta. Entonces toma el anillo del preservativo con la mano y deslízalo hacia abajo mientras acaricias el resto de la banana.

Recuerda que sin globos, ¡No hay fiesta!

Para concluir, de acuerdo a publispain, un 74,5% de los hombres ha recibido sexo oral alguna vez por lo que para ellos resulta sumamente placentero. Como en todas las actividades humanas la comunicación es fundamental para que puedan expresarse en qué momento la situación no resulta tan placentera como podría ser.

La limpieza es importante ya que los aromas y sabores juegan un papel fundamental, por lo que no se deben escatimar las medidas (sin exagerar) tanto del aparato reproductor masculino como de la boca de quien practica la irrumación para evitar posibles infecciones en ambos.

Hay que tener cuidado y nunca soplar dentro del pene (al igual que con la vagina) si esto se hace se corre el riesgo de provocar una infección.

En la irrumación quien tiene el control es él así es que si sientes que en algún momento el juego de dominación está rebasando tus límites, nada mejor que decírselo, de lo contrario él pensara que te gusta y la situación se repetirá.

¡Disfruta y Cuídate!

Ver Más…

Autor: Karina Santillan

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *