¡Mandamientos de una Juguetona en Seducción!

No es suficiente con ser guapa, con tener buen cuerpo o con ser simpática con los hombres. Toda juguetona que se precie sabe cómo tratarlos. Sabe qué desean en cada momento y saben qué están pensando según la intensidad con la que te miran.

En efecto. Esto es lo que queremos conseguir. Porque diréis que ninguna de Nosotras ha soñado alguna vez con tirarle las zarpas a más de un chico. ¿Qué ocurre? Que en ocasiones, las mujeres, y sobre todo las que no están acostumbradas, nos echamos para atrás. Esto significa una gran muestra de vergüenza y de inseguridad.

Pero chicas, como comprenderéis, la que juega, juega del todo. Y no se anda con tonterías. Si lo tienes claro, no hay más que hablar. ¿Quieres conseguirlo? Pues échale morro al asunto y vete a por él. Déjalo con la boca abierta.

Y para que lo logres te traemos cinco consejos básicos que cualquier mujer agradecería tener como repaso antes de acercarse a ese maromo de la barra.

1. La confianza con la que te vean es un reflejo  de la seguridad que tú muestras en ti misma. No solo significa tener una buena conversación. Lo que queremos es ligárnoslos a la primera. Y necesitarás poner todo tu empeño. Traducido en todas tus armas.

2. Y con armas nos referimos a conquistas. Las mujeres tenemos muchos puntos positivos que debemos explotar. Fundamentalmente nuestro cuerpo. Exacto… ¿O pensabas que nunca ibas a abusar de él? Si tenemos dos pechos es por algo… Solo con mirar un buen escote, lo tendrás en la palma de la mano.

3. Es importante ir a por todas. Y con ello nos referimos a nunca, nunca echarse para atrás. El paso más complicado es el de tomar la iniciativa. Pero ahora ya lo tienes. Te encuentras hablando con él y deslizando tu mano por su cuello. Sigue para adelante… Que no se diga que somos cortadas.

4. La seductora juega, nunca se compromete. Todo depende de lo que busques. Pero si te va el rollo de la seducción como un estilo de vida, agradecerás no tener a ningún pesado llamándote para quedar. Así que déjale las cosas claras. Solo es una noche. Y mañana será otro día.

5. Y por último… Aprende estos pasos para poder desarrollarlos siempre que puedas. El último consejo es el de no rallarte por comportarte así. Tómatelo como sabático. Te mereces, después de las encrucijadas que has sufrido en tus relaciones, tener un poco de descanso. Sé fuerte y que no te sepa mal jugar con todo y con todos.

Imagen: Promise.

Autor: Katia Toran

Comparte esta noticia en

1 Comentario

  1. buenisimo!!! gracias

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *