Los secretos del sexo más exótico ¡conócelos!

¿Quieres probar cosas nuevas en tus relaciones sexuales? ¿Tienes ganas de conocer otras culturas o prácticas más exóticas en el terreno erótico? El sexo está lleno de secretos y nosotras hemos recopilado algunos de los más sorprendentes desde nuestra visión occidental de las relaciones y la práctica del amor ¿Quieres conocerlos?

No nos referimos a que te pongas una falda hindú y una diadema étnica e intentes reproducir en tu dormitorio el baile del vientre (si quieres sí, claro) si no que vamos un poco más allá en lo que a sexo exótico se refiere. No va tanto con el tipo de posiciones o de relaciones sino con la manera de practicarlas ¿Te suena de algo el sexo tántrico?

Ahora ya empieza a ser más conocido por la mayoría de las personas (en el mundo occidental, en oriente hace años que se practica) pero hasta hace relativamente poco sólo era conocido por aquellos interesados en la materia. El sexo tántrico es una manera de ver el sexo como una forma de espiritualidad basada en las enseñanzas budistas e hindúes. La idea es utilizar los 5 sentidos para disfrutar de la relación y practicar sexo libre de culpas, disfrutando al máximo del placer.

En el tantra se entiende que la energía sexual tiene un poder curativo y que es capaz de transformar la vida de las personas que lo practican, haciéndolas más felices y aumentando su autoestima. Una de las características del tantra es que se tiene en cuenta la importancia del orgasmo femenino (en la manera occidental de ver el sexo en ocasiones no es así) y el del hombre se retrasa para prolongar el placer.

Un dato curioso y que puede sorprender a muchos es que los hombres pueden tener varios orgasmos a lo largo de la relación, al igual que las mujeres, sin llegar a eyacular. Si quieres iniciarte con tu pareja o con tu amante en el sexo tántrico, te recomendamos que sigas una serie de técnicas que pueden ayudaros. Estas están orientadas principalmente a que el hombre retrase su eyaculación.

-Él debe permanecer quieto, relajando los músculos genitales y anales, empujando la lengua contra el paladar, detrás de los dientes.

-Tú puedes presionar su perineo (la zona situada entre el ano y el escroto). También puede hacerlo él mismo.

-Debe permanecer quieto y respirando hondo y regularmente.

-Debe retirar el pene justo antes de llegar al orgasmo y eyacular y cuando la excitación haya remitido, volver a la penetración poco a poco.

Imagen de Agent Provocateur

Autor: Carmen Lopez

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *