Libido: ¿Qué factores interfieren en su fluctuación?

 

¿Cuáles son los factores que afectan a la libido? y, ¿porqué?

 

La libido es un vocablo que viene del latín y se define como deseo sexual.

Todos pasamos por etapas en que ese deseo disminuye sin razón aparente y nos ubica en niveles tan bajos que bloquean todo deseo sexual dejándolo casi en cero.

 

Existen muchos factores como: medicamentos, estrés, alcohol, anticonceptivos, que pueden influir para que esa situación ocurra.

Es vital saber que nos está afectando, si es un tema recurrente es bueno ir al médico para que nos pueda ayudar a recuperar nuestra vida sexual.

La cual es muy beneficiosa para nuestra salud mental y física.

 

 

Mecanismo de la libido o deseo sexual. 

Según explican los expertos si las relaciones son gratificantes nuestro organismo nos pedirá volver a tenerlas.

Para experimentar esa satisfacción que la genera.

El mecanismo ocurre durante el acto sexual y la excitación.

En ese momento se producen endorfinas, dopamina, y serotonina, que son las mismas que se liberan cuando comemos chocolate o realizamos ejercicio físico.

Según los expertos, estas hormonas crean sensación de placer y bienestar.

Al estimular nuestro sistema cerebral de recompensa, se produce una necesidad de volver a experimentar el estímulo que las ha generado.

 

 

Factores que modifican la libido. 

Puede ser diferentes causas orgánicas entre las que se mencionan:

  • Tratamiento con algunos medicamentos
  • Alteraciones hormonales o menopausia
  • Enfermedades crónicas o metabólicas

Causas psicológicas:

  • Problemas de pareja
  • Disfunciones sexuales como anorgasmia y vaginismo, o disfunción eréctil
  • Ansiedad y estrés
  • Cansancio
  • Monotonía y aburrimiento

Los expertos explican que puede darse una combinación de causas orgánicas y psicológicas.

 

 

 

 

 

Consejos para mejorar esa situación

Según los expertos si estamos atravesando por esta etapa recomiendan no dejar de conectar con nuestra autosexualidad.

Pensar en el sexo y tener fantasías para sentirnos eróticos, y estimularlos para fomentar el placer.

 

Si la situación no mejora lo ideal es acudir a un profesional para que nos ayude a liberarnos y disfrutar como lo hacíamos antes.

También recurrir a una terapia de pareja si el problema ocurre en ese plano. 

 

También se puede acudir a un sexólogo en caso de que existan problemas fisiológicos, y si el problema psicológico también se puede iniciar una terapia con el propio sexólogo.

En este tipo de terapias se realizan actividades individuales y en pareja para llevar a cabo en casa.

 

Lo ideal es pedir ayuda para que vuelva la normalidad el bajo deseo sexual.

 

 

 

 

 

 

Imágenes: CuidatePlus.

Autor: Virginia Bruno

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *