¿Las tecnologías deterioran las relaciones o su uso inadecuado?

Si echamos un vistazo a nuestro alrededor podremos ver cómo las nuevas tecnologías, Internet y las redes sociales han ido invadiendo poco a poco nuestra vida hasta el punto de convertirse en algo imprescindible, y es que ya no podemos vivir sin nuestro teléfono móvil con conexión a internet, algo que ha afectado de manera directa a nuestras relaciones y a la forma de relacionarnos.

Y es que aunque esto pueda resultar para muchos algo positivo gracias a la facilidad que ofrecen las redes sociales y las nuevas tecnologías a la hora de entablar nuevas relaciones y fortalecer las existentes, lo cierto es que en muchos casos también pueden resultar perjudiciales ya que las nuevas tecnologías pueden suponer un arma de doble filo en el tema social y sobre todo en las relaciones amorosas.

techcouples

Es por ello precisamente que la primera regla de oro para hacer que las nuevas tecnologías no afecten de forma negativa a nuestra vida y a nuestras relaciones es que aprendamos a separar lo real de lo virtual, es decir, debemos diferenciar muy bien lo que pertenece a nuestra vida real, localizando a nuestros verdaderos amigos y nuestras verdaderas relaciones importantes más allá de las personas con las que solo mantengamos el contacto a través de la red.

Lo mismo ocurre con nuestras relaciones de pareja. Es cierto que cada vez son más las personas que confiesan que utilizan internet a la hora de entablar una relación amorosa. Sin embargo debemos tener muy claros los límites así como una confianza ciega en nuestra pareja para no dejar que las tecnologías afecten de forma negativa a esa relación.

Debemos dejar a un lado nuestro teléfono móvil y nuestra obsesión con las redes sociales para poder conservar nuestra relación de pareja, hacer más actividades juntos más allá que hablar por las redes sociales.

Imágenes: thestar/lanacion

Autor: Mary Esther Campusano

Redactora de contenidos, amantes de los viajes y los felinos.

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *