Las reglas de los rollitos de verano, ¡Cumplidlas!

Porque después de verano, llega septiembre. Uno de los meses más odiados por todas. ¿Por qué? Porque significa volver a la normalidad. Las clases, el trabajo y la rutina pueden resultar agotadores. Y si, para más inri, apuntamos a un rollito de verano que se ha colado en nuestro corazón, ¡ya es el colmo! Descubre cómo conseguir mantener las distancias con él.

Porque sí, nos parece genial que, entre piscina, playa y amigas, encuentres un rato para conocer a chicos. Porque un amor de verano dulcifica el verano y hace disfrutarlo más. Pero no olvides una cosa… No va a durar para siempre. O esos no son los planes.

Porque ten claro que cuando llegue el 1 de septiembre, estaréis muy lejos el uno del otro. Por lo que te conviene y nos conviene a todas saber dónde están los límites con los rollitos de verano, para no enamorarnos de ellos y lamentarlo después.

Y es que muchas de vosotras pensaréis… Bueno, yo prefiero enamorarme y vivir feliz que estar escondiendo mis sentimientos. Sí, ahora dices eso. Pero ya nos dirás cuando llegue septiembre. La depresión hd Porno HD Seks pornoSex izle porno será al cuadrado.

Ellos nos conquistan y Nosotras los conquistamos a ellos. Pasamos tanto tiempo juntos que crees que has cenado más veces en su casa que en la tuyal. Normal que así no te puedas separar de él y te duela tanto despediros.

Haz un pause y ponte las pilas. ¿Sabes cómo evitar esta sensación de enamoramiento? Lo primero es mantener más distancia y no quedar tanto. Dedica más tiempo a tus amigas, que ya te han llamado la atención más de una vez. Haz más planes con ellas, porque al fin y al cabo son las que siempre van a estar ahí.

Y claro que tenéis que salir juntos los dos. Pero recuerda que no es el amor de tu vida, o quizás sí, pero eso todavía no lo sabemos. Así que para no quedar como una tonta enamoradiza, intenta pasártelo lo mejor posible sin exagerar tus sentimientos. Esto es un rollo, no te vas a casar con él. En resumen: disfruta el verano y no te cierres puertas por él.

Autor: Katia Toran

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *