Las bolas chinas: qué son y cómo utilizarlas.

 

Las bolas chinas: qué son y cómo utilizarlas.

Descubre un mundo de placer del que no podrás salir.

 

Si alguna vez te has preguntado qué son las bolas chinas, cómo se utilizan y qué beneficios te aportan estas en el sitio correcto en el momento perfecto.

Las bolas chinas serán tu complemento perfecto para disfrutar aún más de tu vida sexual.

 

 

 

 

¿Qué son las bolas chinas?

Tienen su origen en Japón (si, no en china).

Básicamente son dos bolas unidas por un cordón, que a su vez, contienen bolas más pequeñas en su interior que vibran cuando te mueves.

Existen también otras modalidades, como una sola bola china.

Diseñada para principiantes o bien para mujeres con descenso de la matriz.

 

Las bolas chinas siempre van unidas a un cordón de extracción.

Este siempre debe quedar en el exterior de la vagina.

 

 

¿De qué material están hechas?

Suelen estar fabricadas de ABS/Silicona médica, un material hipoalergénico, muy respetuoso con la piel.

Es súper higiénico, fácil de limpiar (ya que no es nada poroso) y tiene una textura muy suave.

Factor que te ayudará a una inserción y extracción más cómoda.

 

 

¿Qué beneficios me aporta su uso?

  • Mayor tonificación de la zona pélvica
  • Mayor control de los músculos vaginales (evitando pérdidas de orina)
  • Incremento en la sensibilidad y placer durante tus relaciones sexuales
  • Orgasmos más largos e intensos
  • Mejora del estado de ánimo, especialmente durante la menopausia
  • Aumento del deseo sexual
  • Aumento de la lubricación natural de la vagina

 

 

¿Cómo se colocan?

Es simple, solo debes relajarte de la misma manera que haces cuando te colocas un tampón.

Puedes introducir las bolas empujando con el dedo hacia arriba, menos el cordón que extracción.

Si quieres hacerlo de manera más cómoda, solo tienes que acompañarlo de un poco de lubricante.

Eso sí, hecho a base de agua, nunca de silicona.

 

 

 

 

 

¿Cómo debo utilizarlas?

Las bolas chinas deben utilizarse de pie.

Debido a la fuerza de la gravedad y el propio peso de las bolas sentirás que siempre intentan hacer fuerza hacia abajo.

Pero no te preocupes, nuestros músculos vaginales corrigen este efecto mediante contracciones para que se mantengan en nuestro interior.

Es importantes que tengas claro que trabajar el suelo pélvico no es solo cuestión de apretar y soltar los músculos vaginales.

Los ejercicios de Kegel van más allá:

 

 

  • Ubica tus músculos del suelo pélvico.

Solo tendrás que hacer el movimiento de aguantar el pis.

Esta es la manera de localizarlos, no repitas este movimiento para hacer los ejercicios.

Será perjudicial para tu vagina.

 

 

  • Relaja el suelo pélvico y estira los músculos haciendo ejercicios de Kegel inversos.

Mejoran la flexibilidad y reducen la tensión muscular.

Es un movimiento similar al que haces cuando vas al baño. Eso sí, no hagas tanta fuerza como haces en tu momento All-Bran.

 

 

 

 

 

 

 

  • Trabaja tu respiración.

Mientras haces los ejercicios de Kegel básicos, saca aire contrayendo tu suelo pélvico y desinflando la barriga.

Así trabajarás más músculos, como los abdominales inferiores.

Mientras realizas ejercicios de Kegel inversos, inhala bajando el diafragma y, en consecuencia, los músculos del suelo pélvico.

Sentirás una sensación de relajación total en la zona.

 

 

  • Juega con distintos pesos.

Algunas bolas chinas te brindan la posibilidad de cambiar sus pesos.

Podrás ir aumentando la intensidad de los ejercicios gradualmente.

De esta manera, no sobrecargarás los músculos de tu suelo pélvico.

 

Aquí te dejamos un vídeo para que entiendas mucho mejor que son los ejercicios Kegel:

https://www.youtube.com/watch?v=NqOedcrwULQ


Puedes llevar tus bolas chinas mientras haces tus tareas caseras, mientras das un paseo por la calle, de compras, etc

Lo que no es recomendable es llevarlas puestas mientras haces ejercicios de gran intensidad, como ‘por ejemplo, el gimnasio.

 

 

Mantenimiento de las Bolas Chinas

Es importante que las limpies con agua tibia y jabón.

Siempre antes y después de cada uso.

También es recomendable el uso de un ‘Toy Cleaner’ para una desinfección total y dejarlas secar al aire.

Las puedes guardar en una bolsita de tela o su propio estuche.

Cuando ya estén gastadas, cambia tus bolas chinas por unas nuevas.

Así, también podrás probar otros modelos de bolas chinas.

 

 

¿No te mueres de ganas de tener unas?

 

 

 

Imágenes: Plátanomelón

Autor: Andrea Pascual

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *