¡La cara y la cruz de los sex-amigos!

Todas tenemos amigos por las que nos sentimos sexualmente atraídas. Pero hay un problema: son nuestros amigos. ¿Hay alguna solución? Muchas veces la amistad da un paso adelante y acabamos cruzando una línea roja muy delgada, en dirección a la cama. Te mostramos la cara y la cruz de toda relación sexual entre amigos.

Sábado noche. Altas horas de la madrugada. Alta cantidad de alcohol ingerida. Tu gente y tú. Tú mejor amigo. Tú. Alta insinuación entre los dos. Risitas tontas. Cama. Desastre ¿seguro? Te acabamos de describir los pasos que toda mujer experimenta cuando se acuesta con un amigo. Porque que alguien debata que es totalmente consciente cuando lo hace por primera vez.

¿Y qué pasa después? ¿Es posible seguir como si nada? ¿Se enterarán los demás o prefieres guardarlo para vosotros? Si es así, ¿es por qué quieres repetirlo? ¿Podéis ser amigos y amantes, a la vez? ¿Se ha repetido en más ocasiones?

Pues entonces, estáis perdidos porque, chicos, el roce hace el cariño. A Nosotras nos parece OK que te acuestes con quien quieras pero ¡ten cuidado!, porque esta diversión se puede volver en tu contra y acabar sintiendo algo más por la otra persona. La otra persona, te recordamos, es tu mejor amigo. Ése con quien tienes tanta confianza, os contáis cualquier secreto y con el que habías hablado de que practicar sexo no se interpondría en vuestra amistad. Pero eso, te aseguramos, es muy difícil.

Sí, cierto es que es el sexo sin amor más parecido al con amor. Pero es muy peligroso confundir los sentimientos. En el momento en que uno note algo extraño, debéis comunicároslo. Porque corre en riesgo vuestra relación de amistad.

Está clarísimo que los sex-amigos tienen muchas ventajas. Os tenéis confianza y os conocéis 100%. No hay ligoteo previo sino que el sexo se convierte en el único acto, en el objetivo, por lo cual no hay compromiso de permanecer juntos, no hay lazos. Al no estar juntos, no hay preocupaciones comunes. Te sientes muy segura porque es tu amigo y porque no te va a fallar ni a engañar. Además, depende de si hoy te apetece o no, le puedes llamar…o no. E incluso, puedes tener hasta más de una relación porque no es tu novio.

Pero no todo es jauja. También tiene su peligrosidad. Puede que te acabe gustando. Puede que le infravalores por no dar la talla en la cama. Puede que, inconscientemente, ya no te convenza como amigo. U os canséis uno de otro y adiós muy buenas. ¿Estás dispuesta a cambiar lo que tienes con él por un simple polvo?

Si tu respuesta es u otras como estoy dispuesta, quiero probar, no pasará nada malo, somos amigos y esto no cambiará; queremos ayudaros a que la pasión no traspase la cama y os damos algunos consejos para mantener a vuestro amante/amigo. Dejar claro qué es lo que se cuece, de antemano. No podéis sentir celos si os veis con otras personas. Nunca os llaméis para saber qué hacéis o cómo estáis. Y si alguno de los dos se enamora, asumid las cosas, no os deis falsas esperanzas y cortad por lo sano un tiempo.

Nadie dijo que fuera fácil mantener al mismo tiempo una amistad y una relación sexual con la misma persona. Porque si no lo sabéis os lo recordamos: el sexo une. Y toda persona emocionalmente activa acaba sintiendo algo por alguien con quien el contacto sexual es constante. Pero para la próxima vez analiza si esa amistad es tan fuerte como para no cometer el mismo error.

Sea como sea, si jugáis bien vuestras cartas, el sexo será espléndido y habrá cariño y pasión a tutiplén entre vuestras sábanas.

Autor: Katia Toran

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *