Kamasutra: posiciones sexuales para tener sexo de espalda

El Kamasutra nos ofrece una amplia cantidad de posturas que se pueden probar, así la actividad sexual no se convertirá en aburrida y monótona. Todas Nosotras sabemos de sobra que el Kamasutra es el manual indicado para aprender nuevas posturas, algunas acrobáticas ideales para expertos, y otras para los que se inician en la cama, pero que son igual de eróticas y placenteras.

Nosotras hoy os sugerimos practicar el sexo de espalda, donde los amantes no se verán directamente las caras, pero disfrutan con la parte trasera del cuerpo. A continuación algunas posturitas para practicar:

  • El sometido: En esta postura la mujer marcará el ritmo y someterá a su pareja. El hombre debe permanecer tumbado completamente y la mujer se sentará encima de espaldas. Las piernas se flexionarán en un ángulo de 90 grados, donde la mujer marcará el ritmo y se moverá con bastante placer. Además, es una posición perfecta para la estimulación de los testículos. Hay una variante de esta postura, la mujer de espaldas debe estirar las piernas y dejarlas semiflexionada, así las plantas de los pies podrán estar en el suelo y se podrá mover la pelvis con facilidad para marcar el ritmo.

sexo_espaldas

  • La sorpresa: Para las que quieran un sexo salvaje, esta postura es muy placentera y sencilla. La mujer debe doblarse al máximo mientras el hombre la penetra por la espalda.
  • La doma: Otra postura de espaldas donde la mujer tiene el control. Lo primero es buscar un lugar para sentarse de manera cómoda. La mujer tendrá que sentarse de espaldas al hombre con los pies apoyados en el suelo, así podrá marcar el ritmo. Las manos tienen que quedar libres, así se podrán estimular otras partes del cuerpo.
  • Carretilla: Una postura muy fácil donde la mujer debe ponerse de espaldas mientras el hombre eleva sus piernas. El pene entrará de forma profunda y el placer será completamente extremo.
  • El perrito: La mujer debe colocarse a cuatro patas en el suelo, y el hombre la penetrará de espaldas. Es muy importante no perder el equilibrio, así que hay que apoyar las manos en el suelo para facilitar la penetración.

 Imágenes: lapatilla/diapolitico

Autor: Mary Esther Campusano

Redactora de contenidos, amantes de los viajes y los felinos.

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *