Kamasutra: posiciones sexuales ideales para una embarazada

El kamasutra también es la bíblia del sexo para embarazadas, porque, ¿quién dijo que no se puede practicar sexo durante el embarazo? Las embarazadas pueden permitirse el lujo de gozar del sexo durante la gestación, aunque también dependiendo del volumen de la tripa y siempre buscando la posición más cómoda y adecuada. Nosotras queremos explicarte algunas para que tomes notas si te encuentras en esta situación ¡Qué disfrutes!

Sobre una silla

Esta postura consiste en que el hombre se sienta en una silla mientras que la mujer se sitúa encima, de esta manera, ella tiene mucha libertad de movimiento. Esta posición se puede realizar durante los primeros meses del embarazo, pero conforme avance la gestación, lo recomendable es que ella se sitúe de espaldas al varón para que la panza no le presione demasiado.

fotokama 1

Ella encima

En esta posición, el hombre se acuesta boca arriba y ella se sitúa encima de él. Esta postura se puede realizar durante todo el periodo de gestación, excepto en el último tramo, ya que las piernas pueden cansarse en exceso dado el peso. No obstante, se puede practicar, pero lo recomendable es que no se mantenga esta postura durante mucho tiempo.

Los dos de lado o la postura de ‘la cucharita’

La famosa ‘cucharita’ se puede practicar sin problemas, incluso en los últimos meses del embarazado dada su alta comodidad. Esta postura permite una penetración suave, mientras la tripa reposa sobre la cama sin recibir ninguna presión. Además, las manos libres propician las caricias.


kamasutr 2

 

Él encima, la clásica postura del misionero

La tradicional postura del misionero puede practicarse durante el primer ciclo del embarazo sin ningún problema ni riesgo. No obstante, con el paso de los meses, el hombre deberá tener mucho cuidado de no ejercer mucha presión sobre la panza de ella, ya muy prominente.

A cuatro patas o postura del ‘perrito’

Esta postura es ideal y muy placentera durante los últimos meses del embarazo. Esta postura consiste en que la mujer se coloca a cuatro patas y con las piernas ligeramente abiertas, y el hombre se sitúa detrás de ella pudiendo hacerle caricias a la vez que le puede realizar una penetración profunda.


posturas3

Al borde de la cama

Esta postura se trata de una variante del misionero, con la diferencia de que la mujer se recostará boca arriba justo al borde de la cama precisamente para evitar que el hombre, situado de pie, no ejerza presión sobre la tripa. De esta forma, la penetración se logra con más facilidad, incluso cuando la panza es muy prominente.

¿A qué esperas para probar estas posturas?

Imágenes: Pinterest, Google Imágenes

 

 

 

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *