¡Juegos de verano en pareja!

Hace calor. Las gotas de sudor resbalan por la espalda. Los sentidos y la mente están adormecidos. La piel arde… Es el momento de refrescarse.

¿Y por qué no hacerlo en pareja? El agua, sensual, puede tomar la forma de un gran número de fantasías: finísimas gotitas procedentes de un vaporizador, un baño erótico a dos, un reencuentro romántico en el mar, o cubitos de hielo que provocan dulces escalofríos.

Combatid el calor a la vez que creáis un encuentro sensual y dedicáis tiempo a mimaros o a conoceros mejor.

Por Alicia Misrahi de La Maleta Roja.

Mar de placer

Podéis usar la bañera o un sitio tranquilo –alejado de miradas indiscretas- como una terraza o un jardín. Sólo necesitáis agua en la bañera o un gran cubo de agua fresca o tibia y un recipiente más pequeño. El objetivo es complacer a la pareja bañándola con mimo.
Uno de los grandes placeres de esta vida es que tu cómplice vierta poco a poco agua desde la nuca o desde la cabeza para que resbale por la espalda.

Oasis en el calor

Es el momento de cometer una travesura. Las sorpresas son un gran estímulo en una relación. Toma la iniciativa y prepara en la habitación del hotel un baño con sales de baño aromatizadas Shunga Aphrodisia. La concha y la velita que acompañan a estos estimulantes cristales orientales redondearán un momento sensual en vuestro particular lago azul.
Si ya no estáis de vacaciones o estáis en casa, alquila una habitación y conduce a «tu víctima» a esta sorpresa.
Imagina cuan sexy puede ser susurrarle a tu pareja: «Acompáñame, te llevaré a un sitio para darte placer» o cualquier variante que se te ocurra.

Pícara tentación

Un día más en la playa puede convertirse en un momento erótico de alto voltaje si prestáis atención a vuestros cuerpos y deseos: extender la crema protectora en un masaje sensual, rozar al otro «accidentalmente» con intención, abrazarle dentro del agua, acariciarle entre las olas sin que la gente se dé cuenta… El juego consiste en excitar al otro discretamente, tentarle y asegurarle que, cuando estéis a solas –y sólo entonces-, podréis desatar vuestra pasión.
Y si vais por la noche a una playa o una cala solitaria, podéis rodar abrazados y besaros entre las olas de la orilla.

Ardiente glamour

Sólo necesitáis una bañera, unas cuantas velas, ganas de pasarlo bien, una botella de cava en un enfriador lleno de cubitos de hielo, dos copas y mucha imaginación.
Verted un poco de cava en el cuerpo del otro y bebedlo, dadle de beber con vuestra boca, provocad escalofríos de placer pasando los cubitos lentamente por la espalda, los labios, el cuello o la nuca, mimaos y acariciaos.
Cread vuestro propio universo de placer con los elementos que se os ocurran: pétalos de flores en el agua, cubitos hechos con cava para saborear, una barrita de incienso encendida, una vela de masaje Shunga ardiendo lentamente que os servirá después para un estimulante masaje, o un coqueto patito vibrador o un mini vibrador acuático –como Meany o Baby Bug- con el que jugar con las sensaciones del compañero y pulsar sus zonas erógenas.

Como niños

Es el momento de liberar vuestro lado más juguetón y jugar con pistolas de agua o con una manguera, para embromaros y quedar deliciosamente mojados: la ropa empapada se pega al cuerpo (de forma mucho más excitante si no lleváis ropa interior), los sentidos se despiertan por el frescor del agua y después de este tiempo de juegos y risas locas, llegará la pasión.

Lavacoches

La excusa es lavar el coche -¡que buena falta le hace!-, pero en su lugar, el «amo del juego» sorprenderá a su pareja mojándole, lavándole sensualmente y acariciándole con una suave esponja. El único inconveniente es que necesitáis un sitio discreto. Aunque, puestos a imaginar, el pretexto para iniciar este juego puede ser limpiar los cristales de casa.

Hay una gran variedad de juegos: en la seducción y en el sexo, un pequeño detalle marca la diferencia…

Autor: Itziar Oteo

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Fatal error: Uncaught exception 'Exception' with message 'Cache directory not writable. Comet Cache needs this directory please: `/home/nosotras/www/nosotras_com/wp-content/cache/comet-cache/cache/https/www-nosotras-com/sexo`. Set permissions to `755` or higher; `777` might be needed in some cases.' in /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-content/plugins/comet-cache/src/includes/traits/Ac/ObUtils.php:367 Stack trace: #0 [internal function]: WebSharks\CometCache\Classes\AdvancedCache->outputBufferCallbackHandler(' <!DOCTYPE...', 9) #1 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/functions.php(3780): ob_end_flush() #2 [internal function]: wp_ob_end_flush_all('') #3 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/class-wp-hook.php(286): call_user_func_array('wp_ob_end_flush...', Array) #4 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/class-wp-hook.php(310): WP_Hook->apply_filters('', Array) #5 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/plugin.php(453): WP_Hook->do_action(Array) #6 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/loa in /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-content/plugins/comet-cache/src/includes/traits/Ac/ObUtils.php on line 367