Gestos irresistibles para mujeres ¡Línea directa a la cama!

Ellos y el sexo. Nosotras y el sexo. Es divertido pensar lo mucho que podemos atraernos sexualmente. Lo mucho que podemos captar su atención. Y lo mucho que ellos pueden captar la nuestra. Siempre os hablamos de cómo podemos hacernos irresistibles para ellos… Pero, ¿y Nosotras? ¿Qué pueden hacer ellos para cautivarnos?

¿Qué es lo que más nos gusta? ¿Qué es lo que más nos pone? Está claro que para gustos, los colores. Pero si algo compartimos todas es que cuando nos encendemos, no hay nadie que nos vuelva a calmar… Y en el sexo ocurre lo mismo.

Hombres, ¿os gustaría saber qué es lo que más nos gusta en la cama? ¿Queréis descubrir qué tocar, cómo y cuándo para que solamente pensemos en una cosa? Cierto es que nos cuesta mucho más que a ellos excitarnos. Pero no es una tarea imposible. Nuestro sentido preferido es el tacto… Pero depende de cómo…

Y es que el proceso es muy importante. Y la entrada es fundamental. ¿Cómo hacernos vibrar? ¿Cómo subirnos los colores, y lo que no son los colores? Imaginaos la situación de un domingo en casa, viendo la tele con nuestro chico al lado. Él ya está a tono porque se nos entreve un poco el muslo izquierdo y ya se está imaginando mil y una experiencias nocturnas…

Pero a Nosotras no es tan fácil llegar a ese punto… Necesitamos algo más. Así que lo que más les pedimos son las caricias. ¿Zonas erógenas? Hay mujeres para todo. Pero por lo general, nos encanta el cuello, la espalda, la cabeza y, cómo no, los pechos. Pero no bruscamente, sino de forma suave y delicada.

Otro de los recursos son las miradas. Y es que como ya sabéis, una imagen vale más que mil palabras. Pues para Nosotras ocurre lo mismo… Si vemos a nuestro chico que nos mira de una forma provocativa y ardiente, poco a poco, vamos entrando en materia. No os vamos a mentir, esto no nos pondrá directamente a ello… Pero puede ayudar a acelerar el proceso.

Por no hablar de las palabras. Al contrario de lo que piensan muchos hombres, no nos va lo duro. No nos gusta que comiencen enseguida con palabras malsonantes o que pecan de demasiado atrevidas. Otra cosa muy diferente es cuando estamos ya en escena. Pero hasta llegar a este punto, delicadeza por favor.

A trabajar se ha dicho…

Imagen: Victoria’s Secret.

Autor: Katia Toran

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *